Sin categoría

Cotejo de ADN por el crimen de María Marta: demoras, enojos y un sospechoso en patrullero

María Marta García Belsunce

Uno de los sospechosos llegó 40 minutos tarde pero no faltó a la cita, y hubo asistencia perfecta.

Eran siete los sospechosos del homicidio de María Marta García Belsunce, cometido en 2002 en el country El Carmel de Pilar, que estaban citados este mediodía en la Asesoría Pericial de la ciudad de La Plata para someterse a una extracción de sangre. Y fueron todos.

Nicolás Pachelo, luego de ser detenido este año por cinco robos en un country de Pilar.

Nicolás Pachelo, luego de ser detenido este año por cinco robos en un country de Pilar.

¿La razón del estudio? Cotejar el perfil genético de cada uno de ellos con el nuevo rastro ADN hallado recientemente en la escena del crimen gracias al avance de la tecnología y con otros tres que ya constaban en el expediente.

Nicolás Pachelo (41) llegó esposado y flanqueado por agentespenitenciarios desde la DDI de San Isidro donde está preso por cinco robos en el country Tortugas de Pilar. Como ya tiene dictada la prisión preventiva por ese caso es muy probable que lo trasladen a una cárcel en los próximos días.

La nota que constata que Pachelo se extrajo sangre para cotejarla con los ADN hallados en la escena del crimen de María Marta García Belsunce.

La nota que constata que Pachelo se extrajo sangre para cotejarla con los ADN hallados en la escena del crimen de María Marta García Belsunce.

El abogado de Pachelo, Roberto Ribas, volvió a pedir que también sea analizado el ADN de los históricos imputados de la causa vinculados a la familia García Belsunce, aunque desde la fiscalía aún no se expidieron al respecto.

Por ello, Ribas pidió que también se sometan a extracción sanguínea el viudo Carlos Carrascosa (condenado por homicidio y absuelto en 2016 por una fallo de Casación), el hermano Horacio García Belsunce, el medio hermano John Hurtig, el vecino Sergio Binello y la medio hermana Irene Hurtig, pese a que ella ya fue sobreseída en la causa.

13-10-17 Inés Dávalos Cornejo ex esposa de Nicolas Pachelo , sale de declarar de la fiscalía de Pilar foto Martin Quintana

Inés Dávalos Cornejo, ex de Nicolas Pachelo, en octubre de 2017 cuando fue a declarar a la fiscalía de Pilar.

La ex de Pachelo, Inés Dávalos Cornejo (39), con el pelo recogido y lentes oscuros, arribó a la asesoría pericial ubicada en la calle 41 de la capital bonaerense acompañada de su abogado, Diego Olmedo. Fue la primera a la que se le extrajo sangre: a todos les sacaron por “punción del pulpejo de uno de sus dedos”.

El ADN de Dávalos Cornejo sólo será cotejado con el único perfil genético femenino hallado en la escena del crimen en 2002 y que difiere con el de María Marta: fue hallado en la alfombra de la antesala del baño.

Y de los cinco ex vigiladores del Carmel citados para el estudio de hoy -José Ramón Alejandro Ortiz, Ramón Alfredo Acosta, Víctor Hugo Contreras, Eduardo Walter Vera y Norberto Glennon- fue uno de ellos quien dio la nota.

Se trata de Glennon, quien llegó con casi 40 minutos de demora y los fiscales María Inés Domínguez y Andrés Quintana se quedaron a esperarlo porque le avisó a la secretaría de la fiscalía de Pilar que estaba demorado.

A María Marta García Belsunce la mataron a balazos en su casa del country El Carmel el 27 de octubre de 2002.

A María Marta García Belsunce la mataron a balazos en su casa del country El Carmel el 27 de octubre de 2002.

Glennon fue el último vigilador indagado por los fiscales el pasado 13 de abril, y quien estuvo en el country El Carmel aquel 27 de octubre de 2002 en el que mataron a María Marta García Belsunce.

“A Dávalos Cornejo​ se la notaba molesta, pero no reticente. Pachelo tenía la misma cara de póker de siempre y, salvo uno de los vigiladores que estaba muy serio, al resto se lo veía de buen humor”, graficó una fuente a Clarín la actitud de cada uno de los citados.

Es más, las fuentes detallaron que les sorprendió la presencia de uno de los vigiladores, Acosta, quien “había avisado que quizá faltaba por falta de recursos para ir hasta La Plata“.

Por eso, los fiscales hasta “habían evaluado que -si no iba- le harían el estudio en San Isidro” -revelaron las fuentes-, pero pese a ello no faltó.

El abogado de Pachelo pide que también le saquen sangre a Carlos Carrascosa y los familiares de María Marta.

El abogado de Pachelo pide que también le saquen sangre a Carlos Carrascosa y los familiares de María Marta.

¿Por qué el estudio?

El ADN de Pachelo y de los cuatro vigiladores que se presentaron al estudio será cotejado con los tres perfiles genéticos masculinos, entre los que está el nuevo rastro que se pudo descifrar gracias al avance de la ciencia y que, cuando ocurrió el homicidio, no arrojó resultado porque la muestra de sangre hallada era escasa.

El ADN identificado en la casa como “hombre 1” se encontró en una viga del techo y marco de la puerta del baño y en la antesala, mezclado con sangre de la víctima.

El perfil del “hombre 2” fue hallado en la viga del techo del baño, mezclado con el del “hombre 1”.

La casa del country El Carmel: María Marta García Belsunce.

La casa del country El Carmel: María Marta García Belsunce.

Y el nuevo, el del “hombre 3” fue encontrado en una mancha de sangre levantada de uno de los dos recortes que se hicieron de la alfombra verde que cubría la planta alta de la vivienda.

“Es una sala de estar ubicada donde terminan las escaleras que suben a la planta alta y que antecede a la entrada al cuarto matrimonial. Ahí había un sillón, una mesita con un teléfono y una ventana. Allí también se recortó el pedazo de alfombra donde aparentemente está este nuevo ADN“, precisó una fuente judicial.

La hipótesis del robo

Para los fiscales, el 27 de octubre de 2002, María Marta llegó y sorprendió dentro de su casa a ladrones a los que enfrentó y pudo haber lastimado antes de que la ejecutaran de seis balazos en la cabeza con un revólver calibre .32.

Por eso, Domínguez y Quintana creen que tanto la sangre de la alfombra como la de otros tres históricos perfiles de ADN -dos hombres y una mujer-, que ya estaban en la causa pero aún no se sabe a quién pertenecen, podrían ser de los autores del crimen.

 

 

Fuente: Clarín


Nuestro Face