País

Macri quiere un acuerdo para bajar el déficit fiscal más rápido

Todo indicaría que la crisis del dólar marcó un antes y un después en el gobierno de Cambiemos y, principalmente, en la manera de conducir del presidente Mauricio Macri, quien pareció comprender que necesita de los acuerdos políticos para que no se desmorone su construcción de poder.

El viraje se evidenció con palabras y con gestos: por un lado, desde la Casa Rosada salieron a proponer un “gran acuerdo nacional” que incluya a “todos los sectores” y, por el otro, se amplió la “mesa chica” con la reincorporación de propios y de aliados clave.

Las últimas semanas representaron para Macri el peor momento desde que asumió, en diciembre de 2015. La turbulencia que provocó la disparada del dólar impactó directamente en la credibilidad del Gobierno nacional y, por ende, en las aspiraciones de Cambiemos de cara a las elecciones del próximo año.

 

“Sé que estos días despertaron angustia y preocupación en los argentinos de que situaciones como las que vivimos puedan generar una crisis mayor como ya hemos tenido en el pasado”, manifestó ayer el Presidente.

Acorralado por el contexto económico y por los temores que reavivó con su decisión de pedir ayuda al FMI, Macri salió a aclarar que “no hay una situación comparable a otras crisis” y que “estamos en condiciones de superar juntos las dificultades que puedan surgir, porque incorporamos las enseñanzas de esas situaciones difíciles de nuestra historia”.

Y tal vez una de esas enseñanzas es que las herramientas que incorporó durante su paso por el mundo empresarial, antes de irrumpir en el mundo de la política, no son suficientes para cumplir con su plan de gobierno y, por ello, ahora está obligado a recurrir a la política.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, dio muestras de ello, al plantear ayer que se necesita “un gran acuerdo nacional” para debatir el Presupuesto 2019 y reducir el déficit fiscal. Dijo que habrá que “sentar a todas las partes, con enorme apertura, generosidad y responsabilidad, para no mentirle más a la gente”.

El cimbronazo en el mercado cambiario pareció tomar por sorpresa a los funcionarios nacionales y para contener el malestar, el propio Macri mantuvo una serie de reuniones de urgencia con gobernadores afines y del PJ, con los jefes de los bloques en el Congreso, con sus socios de la cúpula de Cambiemos y con algunos de los principales referentes del mundo empresarial.

Fuente: La Voz