Deportes

Franco Pizzicanella, de cuarto arquero a atajar en el partido histórico de Atlético

Iban 38 minutos del primer tiempo cuando Alejandro Sánchez le entró con todo a Bareiro fuera del área. Y claro: el árbitro brasileño Wilton Pereira Sampaio no dudó y le mostró la roja al Oso justo en uno de los partidos más importantes de la historia de Atlético Tucumán (se jugaba la clasificación a octavos de final de la Libertadores, algo inédito para el Decano).

Y el que ingresó fue Franco Pizzicanella, un joven de 21 años que no se achicó ante semejante desafío y fue uno de los grandes culpables de escribir otra página dorada de este equipo que no conoce de imposibles.

Nació el 29 de mayo en 1996 en San Miguel de Tucumán y hasta el 2016 estuvo disputando la Liga Tucumana de Fútbol. Mide 1,83m, es del semillero, pero siempre estuvo relegado. Fue tercer arquero cuando estuvieron Lucchetti-Ayala y Lucchetti-Sánchez. Luego, cuando se lesionó el Laucha, quedó detrás de Batalla-Sánchez. Con la baja del ex River, pasó a ser suplente del Oso. Y este jueves tuvo su gran oportunidad.

Y no se achicó. Sacó tres pelota importantes para mantener el cero y que Atlético logre el punto necesario para meterse en los octavos de final. “Me tocó el partido más difícil, por suerte todo el equipo lo pudo sacar adelante y lograr la clasificación“, soltó Pizzicanella. Un apellido que quiere hacer historia.

FUENTE: Olé