Policiales

Clausuran una comisaría porque por filtraciones en el techo se electrificaron las paredes

Las autoridades de la localidad buscan fondos para construir una nueva sede. Es un problema de varios años.

El edificio de la comisaría de Villa Belgrano debió ser clausurado el martes por los graves deterioros que acusa y que ponían en riesgo la vida de los uniformados y de los circunstanciales concurrentes. La repartición fue trasladada provisoriamente hacia un sector de la comuna local, el que dispone de una oficina y una reducida cocina.

“No teníamos otra alternativa frente a los peligros a que estábamos expuestos nosotros y la gente que viene a hacer trámites”, expuso el jefe de comisaría, subcomisario Martín Nieva, al referirse al traslado de la dependencia a su cargo. De acuerdo con un informe de la jefatura de Zona 3 de la Unidad Regional Sur, los serios problemas que arrastra desde hace tiempo la estructura edilicia de la comisaria, se profundizaron con las últimas lluvias.

“Las filtraciones de agua por el techo y las paredes ocasionaron cortocircuitos que obligaron a la intervención de técnicos de EDET, los cuales luego de revisar las instalaciones advirtieron sobre los serios riesgos de electrocución a los que estaban expuestos todos los ocupantes de la comisaría. Consecuentemente, recomendaron la renovación total de la infraestructura”, explicaron fuentes de la Unidad Regional Sur.

En un primer momento, en el edificio policial se procedió a interrumpir el suministro eléctrico propio y a proveerse de energía desde el Complejo Deportivo a través de un prolongador. Pero después, ante la precaria situación del edificio, la comisionada comunal Graciela Juárez propuso que la comisaría sea trasladada hacia el local en que ella tiene su oficina.

“La cesión de un espacio de la comuna a la comisaría es algo transitorio y a causa de la situación de emergencia de su local propio. Nuestra intención es construir un edificio nuevo y en esa gestión estamos”, dijo la funcionaria. “Este tema ya lo abordamos ante las autoridades provinciales y hay compromisos de brindarnos la ayuda necesaria para poner en marcha el nuevo proyecto del local policial”, añadió.

Acostumbrados

El edificio comunal, a pesar de ser de pequeñas dimensiones, se ha convertido ahora en una especie de centro cívico en el que además funcionan el Juzgado de Paz, el servicio de correo y el de telefonía pública.

Para los vecinos no fue nada sorpresivo el cierre de la comisaría. “Esta es una construcción vieja que se la veía muy deteriorada. Cuando uno iba hasta ahí a hacer diligencias advertía los techos y las paredes agrietadas. Y es porque nunca se realizaron trabajos de mantenimiento. Algo muy lamentable al tratarse de un edificio público en el que funciona una dependencia estatal muy importante para el pueblo”, planteó Isidro Diaz, vecino de la zona.

El local policial fue reinaugurado en el 2006. Antes allí funcionó el Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS). “Menos mal que aquí solo se producen delitos comunes nomás, como robo de garrafas o animales. Es que si sucede algo más grave, solo podemos esperar respuestas desde la comisaría de Alberdi”, planteó otro lugareño.

Según revelaron los pobladores de la zona, la comisaría de Villa Belgrano no solo acusa problemas edilicios, sino también de personal. A pesar de abarcar una jurisdicción de 6.000 habitantes, apenas se desempeñan dos uniformados por turno y dispone como único mvil una motocicleta.

Aunque la zona registra un bajo índice delictivo, las intervenciones policiales frecuentes se vinculan con los accidentes de tránsito. El tramo que se extiende entre éste pueblo y Alberdi registra en promedio de tres percances por semana a causa del intenso movimiento vehicular.

Fuente: La Gaceta