País

La Justicia define la imputación de Cristina en la muerte de Nisman

La Cámara Criminal y Correccional Federal definirá en las próximas horas si imputa a Cristina Fernández de Kirchner en la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman. El pedido fue hecho por Sara Garfunkel, la madre del ex titular de la Unidad Amia y una de las partes querellantes en el proceso.

Con la salida del juez Eduardo Farah, que intervenía en el caso sobre la muerte de Nisman, junto al juez Martín Irurzun, se tuvo que abocar al caso el juez Leopoldo Bruglia. Es por eso que hace dos semanas se realizó una nueva audiencia para tratar el recurso que interpuso Pablo Lanusse, abogado de la madre del fiscal fallecido. Luego de celebrada esa audiencia los magistrados quedaron en condiciones de decidir el pedido hecho por Lanusse para que se investigue también a la ex Presidente.

Según pudo saber Infobae de fuentes judiciales la Sala II de la Cámara Federal integrada por los jueces Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia resolverá en breve la solicitud planteada por Garfunkel.

El letrado de la madre de Nisman reiteró en la audiencia su hipótesis de que se trató de un magnicidio. Asimismo, incluyó en el pedido que se investigue la responsabilidad que pudo tener la ex Jefa de Estado Cristina Fernández de Kirchner en el accionar llevado adelante para dar muerte al fiscal Alberto Nisman.

Sara Garfunkel -la madre del fiscal- solicitó además que se readecuen las indagatorias respecto de Diego Lagomarsino y de Luis Ismael Miño, Armando Niz, Rubén Fabián Benítez y Néstor Oscar Durán, los cuatro custodios de Nisman durante el fin de semana en que apareció muerto en su vivienda de Puerto Madero.

Alberto Nisman

Alberto Nisman

Garfunkel considera que en el plan criminal para asesinar a su hijo, en lo ocurrido posteriormente para limpiar la escena del crimen y presentarla como un “suicidio” resultaron esenciales las acciones de los custodios Miño, Niz, Benítez y Durán. Todo ello con conocimiento y siguiendo un plan emanado de autoridades superiores.

Para la querella, los policías encargados de cuidar a Nisman, al igual que el técnico informático Diego Lagomarsino participaron consciente y deliberadamente en el hecho que terminó con la muerte del fiscal que había denunciado a Cristina Kirchner por encubrimiento del atentado a la AMIA. Por ese motivo solicitó se agrave la acusación contra Diego Lagomarsino, y reiteró que se incluya en la investigación como parte de un plan criminal a la ex Presidente y ex funcionarios de su gobierno.

Solicitó que se los impute formalmente a Lagomarsino, Miño, Niz, Benítez y Durán por su intervención en el plan criminal urdido para asesinar a Nisman -según Garfunkel- decidido, ordenado y ejecutado a partir de la denuncia contra la ex mandataria, y con el fin de silenciarlo para garantizar la impunidad de los denunciados por la negociación del Memorándum con Irán.

“Diego Lagomarsino fue una célula dormida instalada en la fiscalía. Acá hubo un plan criminal para matar. Alberto Nisman no tenía que llegar ese lunes 19 al Congreso para contar su denuncia”, sostuvo Lanusse.
Para la querella se debe imputar a Lagomarsino y a los custodios por homicidio calificado. “Estamos en presencia de un crimen de Estado”, aseveró el abogado de la madre de Nisman.

Fuente: Infobae