Sociedad

Frenan juicios en el sur por temor a un derrumbe

El efecto por la tragedia del ex cine Parravicini se hace sentir en el sur de la provincia. Luego de ese desastre, la Corte Suprema de Justicia de la provincia decidió clausurar un edificio judicial. Por ese motivo fueron desalojados los juzgados civiles y otras dependencias judiciales de los tribunales de Concepción. Hace poco más de dos meses, estas dependencias habían sido trasladadas a un edificio ubicado en Francia y Güemes. Pero las quejas de empleados y funcionario por el mal estado del inmueble comenzaron a repetirse.

El Colegio de Abogados del Sur consideró que la construcción no es apta para el funcionamiento de juzgados y que presenta enormes riesgos para la seguridad del personal, de litigantes y de profesionales.

El problema comenzó cuando la Corte resolvió reubicar temporalmente todos los juzgados civiles porque en el palacio principal de Tribunales se están haciendo obras para reacondicionarlo y adaptarlo a las necesidades que demandará la puesta en práctica del nuevo Código Procesal Penal. Muy pronto, las críticas por los problemas edilicios comenzaron a arreciar.

Martín Tello, del Colegio de Abogados del Sur, advirtió hace pocos días que el derrumbe del edificio del ex cine Parravicini obligaba a revisar las condiciones de la construcción de Francia y Güemes. Argumentó que, aunque es nueva, no es apta para albergar la cantidad de gente que se moviliza todos los días en su interior. “Hay que evitar otra tragedia”, alertó. La Corte Suprema actuó rápido y este martes emitió la acordada 584/18 mediante la cual dispuso una miniferia hasta este viernes “por razones de servicio” que tornan necesario trasladar diversas oficinas, entre ellas las de los juzgados en lo Civil en Familia y Sucesiones I, II, III y IV , Juzgado en los Civil y Comercial II y Juzgado de Ejecución.

Desconcierto

Ayer, en estas dependencias, los empleados se dedicaron a realizar aprestos para la nueva mudanza. Aunque tanto abogados como empleados desconocían el nuevo destino. “Estamos ante una nueva improvisación. Se dispuso este trasladado sorpresivamente y en forma inconsulta. Nosotros veníamos hablando con los vocales de la Corte sobre la necesidad de reubicar los juzgados civiles y, aunque admitieron esa posibilidad, se habló de hacerlo más adelante”, se quejó Ángel Fara, presidente del Colegio de Abogados del Sur. “Esta decisión abrupta genera un enorme trastorno en el desarrollo de los procesos judiciales en marcha. Hay audiencias y otras cuestiones que se tienen que reprogramar”, apuntó. Fara agregó que la institución que dirige apoya la puesta en vigencia del nuevo Código Procesal Penal, “pero con todas las garantías necesarias a fin de que su implementación no atraviese vicisitudes indeseadas y que trastornen los procesos”.

Desprolijo

Por su parte, Omar Maldonado, de la Agremiación de Judiciales Tucumanos, opinó: “lo que se está dando está en el marco de un procedimiento totalmente desprolijo que nace del espanto ante lo ocurrido con el ex teatro Parravicini. Sin dudas que la construcción esta expuesta a un colapso al no ser apta para la cantidad de gente que se moviliza por ahí a diario”.

Remató: “las condiciones del edificio de la Güemes y Francia tendrían que haber sido verificadas antes de su trasladado. Esperemos que ahora no se repita la misma historia con el nuevo inmueble”.

Ciudad Judicial

Maldonado acotó que esta coyuntura robustece la necesidad de la construcción de la Ciudad Judicial en La Perla del Sur. El proyecto, que cuenta con el apoyo de la Legislatura, fue presentado hace pocos días en la capital provincial.

“La obra es fundamental y más cuando se viene anunciado la puesta en vigencia de un Código Procesal Penal que hasta ahora no cuenta para su instrumentación práctica con los recursos edilicios ni humanos mínimos” , concluyó el dirigente.

Fuente La Gaceta

Etiquetas