Deportes

El argentino pretendido por Boca y River que estuvo cerca de ir al Mundial con la Selección

El argentino Ezequiel Schelotto reveló que recibió ofertas de varios clubes grandes del fútbol argentino y además contó que mantuvo diálogo con Edgardo Bauza cuando estuvo en la Selección y que también fue contactado por colaboradores de Jorge Sampaoli.

Surgido de la cantera de Banfield, el lateral derecho recordó cómo fue su partida del país: “Cuando tenía 17 años, el Atalanta hizo dos ofertas (una de 2 millones de euros y otra de 500 mil dólares) pero en el club rechazaron la oferta. Mi papá habló con Clide Díaz (dirigente del Taladro) y le pidió que me hicieran contrato, pero solamente me ofrecieron un viático”. Fue todo durante la gestión de Carlos Portell.

Frente a esta situación, decidió marcharse a Italia y probó suerte en el Cesena, donde actuó tres años. Realizó una larga carrera en ese país, pasando por Catania, Atalanta, Inter, Sassuolo, Parma y Chievo Verona, antes de marcharse al Sporting Lisboa de Portugal. Y en la última temporada militó en el Brighton & Hove Albion, que mantuvo la categoría en la Premier League. Disputó 23 encuentros.

A pesar de haber defendido los colores de la Azzurra en las juveniles, la FIFA lo habilitó para jugar para Argentina en caso de que fuera convocado. “A Sampaoli no lo vi nunca pero me hablaron de su staff. Me dijeron que me estaban siguiendo, aunque sabía que era difícil porque la Selección tenía un equipo formado”. El contacto fue en marzo de este año.

Al lateral que acaba de cumplir 29 años también lo sondearon Boca, River, Independiente, San Lorenzo, Vélez y Banfield, según confesó en Fox Sports. “Tengo a toda mi familia en Europa y mi cabeza está allá. Me han llamado muchos técnicos y dirigentes, pero no me da volver por un montón de cosas“, expresó.

El lateral fue seguido por los últimos dos entrenadores de la Selección (Foto Mike Hewitt/Getty Images)

El lateral fue seguido por los últimos dos entrenadores de la Selección (Foto Mike Hewitt/Getty Images)

Acaba de ser papá y la situación del país no lo convence para pegar la vuelta: “Pienso más en mi familia que en mi futuro”. Aunque aclaró que siempre mira el fútbol argentino cuando tiene oportunidad, a los equipos grandes, chicos y hasta el Nacional B.

Y otra de las cosas que más le cuesta dejar es el asado: “No lo cambiaría nunca por una pizza o spaghetti”.

 

 

Fuente: Infobae