Policiales

El cuerpo seccionado sería de una trans

Podría tratarse de una joven que desapareció hace dos semanas. Los forenses aún no identificaron los restos hallados en 9 de Julio al 1.500. El hecho tendría conexiones con otro caso.

La desaparición de una joven trans, ocurrida hace dos semanas, podría estar relacionada con el cuerpo descuartizado encontrado en una casa abandonada de Villa Alem.

“Por el momento nadie se presentó a reconocer los restos, pero se trata de una mujer trans”, confió un investigador respecto al cuerpo desmembrado que fue hallado el lunes pasado en el fondo de una vivienda de 9 de Julio al 1.500.

Sobre la posible vinculación entre esos hechos, la fuente policial sostuvo que “la edad coincide y creemos que puede tratarse de la misma persona”.

La fuente agregó que el trabajo de los forenses será fundamental para avanzar en el caso. “Los restos estaban en avanzado estado de descomposición y eso va a dificultar que sean identificados a partir de alguna seña particular”, explicó.

El lunes, Francisco Gramajo fue a realizar tareas en una huerta que tiene en esa propiedad, que está deshabitada. Al ingresar sintió un olor nauseabundo, según explicó Isabel, su esposa. Detrás de un arbusto halló el cadáver desmembrado.

De acuerdo a las estimaciones de los expertos de Criminalística, el crimen se habría registrado unas dos semanas antes.

Por el momento no hay datos sobre el presunto homicida, aunque la pista que se sigue surge de una denuncia realizada en la comisaría 2ª.

Una chica trans se presentó en esa sede policial para informar que una amiga de la misma comunidad estaba desaparecida desde hacía varios días.

La denunciante, Agostina, de 22 años, agregó que ella y su amiga, Cinthia Moreyra, de 25 años, ejercían la prostitución en la esquina de Crisóstomo Álvarez y Moreno. Ahora, los investigadores intentan conectar ambos hechos.

Un escándalo

Allegados al grupo de mujeres trans que recorre esa esquina, contó que hace tres semanas ambas jóvenes protagonizaron un escándalo en la entrada de un bar ubicado en inmediaciones de avenida Sáenz Peña y Crisóstomo Álvarez.

Rolando Singh, propietario del local, confirmó esa versión. “Vinieron en la madrugada y alegando que les habían negado el ingreso, arrojaron piedras y quisieron atacar a un policía. Luego se retiraron; estaban descontroladas”, refirió.

“Hay un rumor de que luego se dirigieron a un hotel que está cerca y también tuvieron problemas en ese lugar”, agregó.

Los pesquisas solicitarían las cámaras de seguridad de ese establecimiento para intentar establecer si se trata de la misma persona.

“No es la única versión que tienen las chicas, que no quieren hablar porque tienen miedo. También hay un rumor de que se fue con un cliente y ya no regresó”, dijo Singh.

Mensaje en Facebook

“Amiga Natasha, yo sufro porque no hay justicia por vos, sufro mal, encima no me presta atención ese p…, una bronca única, dame fuerza. Siempre serás mi amiga. Tkm (sic)”, escribió Moreyra en su cuenta de Facebook el 17 de enero pasado. El mensaje es para Natacha Banegas, la joven trans de 22 años que en la madrugada del 15 de enero recibió cinco tiros en las piernas por parte de dos desconocidos que habían llegado en moto a la esquina de Crisóstomo Álvarez y Moreno.

Para los investigadores ese ataque habría estado vinculado a una disputa por el negocio. Dos semanas después se detuvo a dos de los tres sospechosos del ataque a Natasha, una tal “Wanda” y a su pareja, Lucas. También se les secuestró drogas y una importante cantidad de dinero que demostraría que ellos explotaban a las chicas trans y las obligaban a vender sustancias

“Son chicas nuevas, todas muy jóvenes. No asisten a la fundación, pero las contactamos cuando se registró el doble crimen”, explicó Carlos Garmendia, abogado de la Fundación María de los Ángeles.

Fuente: La Gaceta