Sociedad

Pedirán informes para conocer si existe riesgo de colapso

El interventor Jairala explicó que se contrató a un ingeniero y se solicitó colaboración de la UNT y de la DAU

El trágico derrumbe del ex Parravicini, producido la noche del 23 de mayo, encendió las luces de alerta en Tucumán.

Al día siguiente de la muerte de tres ciudadanos,  la preocupación de los transeúntes por la enorme grieta que atraviesa la fachada del histórico inmueble de San Martín 730 fue grande .

A raíz de esa situación, el interventor de la Caja Popular de Ahorros (CPA), Eduardo Jariala, inició los trámites para obtener tres informes técnicos que permitan conocer si existe riesgo de colapso. Y para despejar cualquier tipo de dudas, pidió tres opiniones diferentes.

La primera ya llegó a su oficina y, por lo pronto, arrojó un resultado que tranquiliza. “”Hemos contratado a un ingeniero de manera privada. Según el informe, no hay ningún tipo de riesgo en esa pared. El problema es que la gente ve esa grieta y le genera preocupación”, detalló.

Las otras dos consultas son externas. La primera fue dirigida a la Dirección de Arquitectura y Urbanismo (DAU), ya que la repartición a cargo de Alfredo Quinteroscuenta con especialistas en infraestructura. “Visitaron la obra (el viernes) y presentarán el informe el lunes (hoy) o el martes”, expresó el contador.

El pedido restante fue enviado a la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), para que los expertos en estructuras eleven un dictamen técnico. “En principio, explicaron que necesitaban un mes de plazo, porque les están llegando muchos pedidos de estas características. Entonces, les expliqué que necesitaba al menos un informe preliminar, para saber si hay riesgo de caída o no. También quedaron en entregarlo en los primeros días de esta semana”, añadió el interventor de la Caja Popular.

Según la opinión del ingeniero contratado por la CPA, no habría riesgo de colapso, aseveró Jariala. “La obra preveía 97 pilotes de cemento; de ese total se han colocado 92, y están faltando cinco. Eso es algo que a la empresa (Dosal Constructora) le estaría faltando”, remarcó el contador.

Hace ya tiempo, junto a la fachada del inmueble de San Martín 730 se colocó una estructura con una pantalla en la parte superior. “Todo eso fue aprobado por la Municipalidad de San Miguel de Tucumán”, indicó Jairala. Pero ese andamiaje estaría pensado para soportar sólo la posible caída de trozos de la pared frontal. Para determinar los pasos a seguir, Jariala aguarda los dos informes restantes.

Fuente: La Gaceta