Policiales

Gracias a las cámaras de seguridad pudieron dar con los asaltantes de dos negocios

Los robos ocurrieron en Yerba Buena y República del Líbano al 2.000

Estuvo tres años preso y perdió el ojo derecho en un enfrentamiento con la Policía. Por eso, en la fuerza de seguridad sabían que Luciano “El Tuerto” Herrera, disimulaba esa lesión ocultando parte de su rostro con una gorra. Cuando lo vieron en las imágenes del robo filmadas por una cámara de seguridad, no tuvieron dudas: él era uno de los protagonistas.

En la tarde del lunes 14 de mayo, dos desconocidos, empuñando armas de fuego, ingresaron a un miniservice de la esquina de avenida Solano Vera y Las Lanzas, en Yerba Buena. Ambos cubrían sus rostros: uno con una visera y el otro, con un casco.

Mediante amenazas, los ladrones se alzaron con la recaudación del día, unos $ 20.000. Los clientes que se encontraban en el negocio fueron despojados de sus teléfonos celulares. Luego escaparon. Las cámaras de seguridad del negocio captaron todo.

“Eran dos tipos, entraron armados. Fue cerca de las 19. Ingresaron a lo loco, apurando para causar pánico. Yo estaba con mi hijo. Por suerte estuvimos tranquilos. Se llevaron lo que teníamos. Gracias a Dios no nos maltrataron ni pasó a mayores”, contó el propietario del local, Luis Armando Pereyra. Agregó que es la primera vez que es víctima de un atraco.

Al personal de la Unidad Regional Norte le correspondió la investigación. Al observar las imágenes que habían registrado las cámaras de seguridad del local reconocieron a Herrera.

Entonces, allanaron una vivienda de Italia al 2.200. Al advertir la llegada de los uniformados, el sospechoso intentó escapar saltando la tapia hacia una propiedad vecina, pero fue reducido antes que pudiera huir. En el lugar, se incautó la ropa que habría usado cuando cometió el robo.

Herrera quedó a disposición de la fiscala Carmen Reuter (III). La causa fue calificada como “robo agravado”.

En una panadería

En la mañana del 21 de mayo pasado, dos jóvenes, a bordo de una moto de baja cilindrada, llegaron hasta una panadería de República del Líbano al 2.000. Empuñando armas, redujeron a los empleados y clientes. Se apoderaron de los $ 6.000 de la recaudación, se llevaron los celulares de todos y los encerraron en una oficina. Luego huyeron.

El hecho también quedó registrado por las cámaras del negocio. Las imágenes permitieron identificar a los sospechosos. La Policía allanó entonces una vivienda de Ingeniero Suárez al 3.000. Allí detuvieron a “Tero”, un adolescente de 16 años. También secuestraron la ropa que habría utilizado cuando cometió el atraco.

Fuente: La Gaceta