Mundo

Fue despedida por hacer brownies laxantes para la fiesta de un compañero

¿No puedes simplemente rayar el auto de tu compañero como un adulto amargado normal?

Hornear una charola de brownies, cortarlos en cuadrados e invitarles a todos los que te caen mal es una idea que todos hemos tenido… como en tercero de primaria. O sea sí, es tentador, pero la mayoría saldremos de la secundaria sin tener la intención de destruir los intestinos de nuestros compañeros de clase. Y la mayoría nunca consideramos esa idea de nuevo y ciertamente no crecimos para convertirnos en el tipo de personas que le darían un plato de brownies laxantes a un compañero de trabajo en su último día en la oficina.

Decimos “la mayoría”, porque una mujer de Michigan de 47 años decidió que su excompañero de trabajo debía pasar su último día en la oficina encerrado en el baño con sus pantalones hasta los tobillos. Según MLive.com, la policía fue llamada a MMI Engineered Solutions en Saline, Michigan, luego de que otro empleado informara el plan de la mujer. Los brownies fueron confiscados y entregados a la policía antes de que alguien los probara. (Y un reconocimiento a esa persona, que consideró ésta una buena ocasión para delatar a los demás).

“Muchas veces en películas o programas de televisión hay alguien que intenta hacer esto o hace una broma, pero es muy grave”, dijo el jefe de policía de Saline, Jerrod Hart. “Es un acto criminal […] Hay tantas cosas sucediendo en el mundo que crear un problema como este es innecesario y es criminal”.

Cuando los oficiales interrogaron a la mujer, al principio negó haber agregado ingredientes que estimularan las evacuaciones, pero cuando le dijeron que los brownies serían sometidos a pruebas forenses, ella confesó. La mujer también negó haber tenido “tensiones previas” con el destinatario, pero vamos, no le haces eso a tus amigos. (De hecho, si lo hicieras serías una completa basura). Otros empleados sugirieron que los dos habían tenido desacuerdos, pero la “naturaleza de la disputa” es desconocida.

La mujer no enfrenta cargos criminales, posiblemente porque nadie se comió sus brownies, pero la despidieron de su puesto en MMI Engineered Solutions.

De alguna manera, contaminar los alimentos y bebidas de otras personas como venganza todavía es algo importante en 2018. A principios de este año, un hombre de Minnesota fue despedido de un Perkins después de que admitió haber orinado en la botella de agua de una compañera de trabajo. Según Pioneer Press, Conrrado Cruz Pérez comenzó a orinar en el agua de la mujer después de que ella le dijera que no quería una relación romántica con él. Al principio, negó haber realizado estos actos despreciables, pero después de que los agentes lo amenazaron con llevar a cabo pruebas de ADN, confesó. El hombre fue acusado de dos cargos menores por adulterar una sustancia con fluidos corporales.

Entonces, ¿todos podemos coincidir en que es innecesario joder la comida, bebidas o botellas de agua de tus compañeros de trabajo? Si estás en constante conflicto con alguien en el trabajo, al menos maneja la situación como un adulto: programa una reunión con un representante de recursos humanos y luego raya la puerta de su automóvil.

 

Fuente: Infobae