País

Dudas con respecto a las condiciones del helicóptero que debió aterrizar en los cerros catamarqueños

Pese a que la nave estaba preparada para el hielo antártico, tuvo que aterrizar de emergencia en condiciones menos exigentes.

Minutos después de haber rescatado a 7 miembros de la comitiva y tras recargar combustible, el helicóptero presidencial Black Hawk 1 volvió a despegar desde Santiago del Estero y enfiló otra vez rumbo a la precordillera catamarqueña, en busca de los otros 6 tripulantes del MI-171E que había aterrizado de emergencia en la tarde del viernes. Con apenas los dos pilotos a bordo, llegó hasta la zona, pero a diferencia de lo que había ocurrido dos horas antes, no pudo descender: las condiciones climáticas eran desfavorables. Igual, tanto los rescatistas como los otros seis pasajeros ya habían decidido comenzar a descender a pie para evitar pasar otra noche en la montaña.

La comitiva presidencial y los rescatistas

La comitiva presidencial y los rescatistas junto al helicóptero en Catamarca.

Esta información, confirmada a Clarín por altas fuentes vinculadas al operativo, derriba la maliciosa afirmación, esbozada desde Catamarca y por medios afines al kirchnerismo, que daba cuenta que se había “abandonado” a los pasajeros no funcionarios y a los rescatistas. Lo que aún genera dudas es qué sucedió para que un helicóptero preparado para soportar condiciones extremas como las de una Campaña Antártica y operado por un piloto de experiencia debiera aterrizar de emergencia, a 3.600 metros de altura.

“Las condiciones meteorológicas de hielo se pueden dar en forma sorpresiva. La nave está totalmente equipada con el sistema anti hielo, pero en este caso se nos presentaron condiciones muy severas. Y yo, con la experiencia que tengo en vuelos a la Antártida, sentí que no valía la pena arriesgar”, aseguró Hernán Bornices, el piloto del MI-171E en diálogo con TN.

Iván Pavlovsky encabeza la fila india a metros de donde debió aterrizar el helicóptero.

Iván Pavlovsky encabeza la fila india a metros de donde debió aterrizar el helicóptero.

Bornices dijo que “no fue una emergencia” sino que optó por el mejor lugar “donde los accesos no eran tan difíciles y donde iba a poder aterrizar un helicóptero de rescate”.

“Noté que por el hielo empezó a perder performance en forma repentina y brusca. Como había una capa muy compacta de nubosidad, no quise descender. Por eso decidí retomar altura y dirigirme a un lugar seguro”, concluyó.

La comitiva presidencial, tras el rescate en Catamarca.

La comitiva presidencial, tras el rescate en Catamarca.

Aunque según indicaron altas fuentes de la Fuerza Aérea no se trató “ni siquiera de un incidente”, ya que “no hubo víctimas” y la nave “no sufrió averias”, por protocolo no corresponde abrir una investigación interna, otras fuentes del Ministerio de Defensa, que dirige Oscar Aguad, no descartaron que se abra un sumario para determinar que sucedió para que el helicóptero, que se dirigía de la ciudad de Cachi hacia Termas de Río Hondo, no pudiera cumplir con el plan de vuelo original, y tampoco el alternativo, que implicaba descender en el aeropuerto de Santiago del Estero.

Desde la Fuerza Aérea se encargaron de negar, ante la consulta de Clarín, que la aeronave tuviera problemas. “Está en perfectas condiciones, se le hacen revisiones periódicas y cada una determinada cantidad de horas de vuelo”, aseguraron.

Fuente: Clarín