País

Julio Cao, un maestro que fue como voluntario a Malvinas, fue identificado como otro soldado caído

Ya son 92 los soldados identificados en el marco del Plan Humanitario. La historia del maestro de Laferrere que eligió ir a defender la Patria, la conmovedora carta a sus alumnos, y las lagrimas de la hija que nunca conoció

Julio Rubén Cao era maestro. Amaba ir todas las mañanas hasta la Escuela N°32 de Gregorio de Laferrere y saludar a sus alumnos de 3° D.

Cada día, antes de partir, le hablaba a la panza de su mujer Clara Barrios: él creía que iba a tener un varón y murmuraba con una sonrisa “Hola Torito te estamos esperando”. Estaba feliz: iba a ser padre y soñaba con una familia numerosa.

Era pacifista y admiraba a Ghandi. Sus héroes eran San Martín y Belgrano. Lucía con orgullo su siempre almidonado guardapolvo blanco:desde que tenía memoria había querido ser maestro. La guerra lo encontró enseñando, y algo le golpeó el corazón: “No puedo quedarme acá, tengo que ir a defender la Patria”, pensó.

Julio Rubén Cao tenía 21 años cuando le comunicó a su familia que había decidido ir de voluntario a las islas Malvinas. Partió el 12 de abril de 1982 hacia Puerto Argentino junto al Regimiento de Infantería Mecanizado N° 3 del Ejército.

Claudio Avruj y Delmira Cao, luego de que la familia fuera informada del resultado positivo de la identificación. En el abrazo, toda la emoción de una madre de Malvinas

Claudio Avruj y Delmira Cao, luego de que la familia fuera informada del resultado positivo de la identificación. En el abrazo, toda la emoción de una madre de Malvinas

Al despedirse le dijo a su madre Delmira: “Como maestro y como ser humano, con valores, no puedo dejar de ir. ¿Cómo me siento después detrás de un escritorio si ahora me escondo debajo de la cama?”.

La dejó con lágrimas en los ojos. Delmira  mantiene viva en su memoria una frase que le dijo antes de dejar su hogar en Ramos Mejía: “¿Ves ese pino que está ahí? lo planté yo. Ahora voy a tener una hijo y solo me falta escribir el libro. Lo voy a hacer cuando vuelva de Malvinas y voy a contar todo lo que viví”.

Pero Julio no volvió. Cayó en la batalla de Monte Longdon el 10 de junio de 1982. Nunca pudo conocer a su hija: la niña nació el 28 de agosto, poco más de dos meses después de finalizada la guerra. La bautizaron Julia María en honor a su padre.

Este lunes, la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación le comunicó a su familia  el resultado positivo de la identificación de Julio en en el marco del Plan Humanitario Malvinas.

La familia de Julio Rubén Cao con el informe con el resultado positivo de la identificación

La familia de Julio Rubén Cao con el informe con el resultado positivo de la identificación

El equipo interdisciplinario integrado por profesionales del Centro Fernando Ulloa, del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), del Ministerio de Desarrollo Social y de la Escribanía General de Presidencia, se reunió esta tarde con Delmira, su madre, para notificarla sobre el hallazgo.

Con este caso, ya son 92 los soldados argentinos identificados en el Cementerio de Darwin: aún faltan identificar 30 héroes de Malvinas, tarea que continúa llevando adelante Claudio Avruj y la Secretaría, para poder dar respuesta a todas las familias de los caídos que durante 35 años yacieron bajo una placa que rezaba “Soldado argentino solo conocido por Dios”.

La carta que Julio Cao le envió a la directora de la escuela para que le hiciera llegar a sus alumnos
La carta que Julio Cao le envió a la directora de la escuela para que le hiciera llegar a sus alumnos

Fuente: Infobae