País

Preocupación en el Gobierno por el crecimiento de la pobreza

Fuentes ejecutivas ven difícil seguir en la línea positiva de los últimos dos años. Dudas sobre si las próximas cifras del Indec irán en alza, o si se va a desacelerar la tendencia a la baja

Las declaraciones del director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), Agustín Salvia, rebotaron fuerte en los medios ayer. “La pobreza va a aumentar de forma importante”, planteó el sociólogo en una entrevista con radio Millenium. La preocupación excede al ámbito académico y está instalada en varios despachos de Casa Rosada. Algunos funcionarios son más cautelosos y otros más drásticos, pero existe coincidencia en un punto. El dato que comunicará el Indec en septiembre sobre la pobreza del primer semestre del año distará del sendero de reducción que se había insinuado en el último semestre de 2017 y probablemente, por primera vez desde que Mauricio Macri es presidente, la pobreza aumentará.

 

En la mayoría de los actos que realiza, en el país y sobre todo en el exterior, Macri presenta casi como una obsesión su intención de que la pobreza baje de manera significativa al término de su mandato. El ideal era que, como la inflación, se redujera a un dígito a fines de 2019, pero las metas actuales son más austeras y “paso a paso”, sobre todo después del impacto que en los salarios y en el poder adquisitivo de la gente ha tenido -y se espera tendrá- la depreciación del peso en más del 20% a raíz de la corrida cambiaria de principios de mayo.

“Preocupa el tema, porque seguramente la inflación se va a trasladar al bolsillo de la gente, mientras no se cierren todas las paritarias”, sostuvo una fuente oficial consultada por El Cronista, que admite que, en esa línea, la pobreza podría aumentar en relación al último semestre de 2017. Otra voz, en la Rosada, admite que las cifras quizás no sean las esperadas, aunque no se arriesga a declarar que la pobreza aumentará. “Sí puede haber una desaceleración en la reducción de la pobreza”, explica.

Tras no ser medida durante casi todo el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner, los datos oficiales sobre pobreza volvieron a publicarse a partir de mediados de 2016. En septiembre de ese año, justamente, se conoció el primer índice, que arrojó que en el país había un 32,2% de pobres. En marzo de 2017, se bajó a 30,3% según el Indec, y en septiembre del año pasado continuó la caída hasta 28,6%. En marzo de este año, el propio Macri fue quien anunció que la pobreza había disminuido hasta el 25,7%, lo que implicaba una reducción de casi cinco puntos en 12 meses.

En el reportaje que dio, el directivo de la UCA Agustín Salvia, había advertido que la pobreza iba a aumentar una vez que se comuniquen los datos de septiembre. “La tendencia a la mejora que se había observado en el segundo semestre de 2017 se vio paralizada con un rebote inflacionario en el tercer trimestre, tras la devaluación de diciembre, y un proceso de estancamiento en el sector informal de la economía”, puntualizó Salvia, quien añadió que “esto se vio agravado con una nueva devaluación el mes pasado, también con efecto en la inflación, y el aumento de tarifas”. Y cerró: “Todas las evidencias demuestran que va aumentar la pobreza en forma no explosiva pero sí importante”.

Fuente: Cronista