Ocio

Amor en el aire: se enamoró de un pasajero durante un vuelo y ahora intenta encontrarlo

Los viajes siempre traen consigo historias y experiencias. Y la aventura de Laura Pérez no fue la excepción: se enamoró a bordo. Esta profesora de inglés española tomó un vuelo de Madrid a Las Palmas, en Gran Canaria, y esas dos horas y media bastaron para que su vida diera un giro.

La mujer contó su vivencia en Twitter y, rápidamente, el mundo digital se hizo eco de su historia para ayudarla a encontrar al hombre. “Hoy, @Norwegian_ES patrocina la historia de amor más efímera de mi vida. Ayer volé desde Madrid a Las Palmas al lado de un chico encantador. Con las prisas de la gente para salir me fui corriendo y no pude darle mi teléfono. #minutodesilencioporeseamorperdido #amoresdeaeropuerto”.

La aerolínea respondió: “Si eres el chico que ocupaba el asiento 8A en nuestro vuelo de Madrid a Gran Canaria del pasado jueves 31 de mayo, la pasajera del 8B tiene un mensaje para ti. (Y si no lo eres, pásalo. ??) #loveisintheair”

Con estos mensajes, se inició la búsqueda y personas de distintas partes del mundo se sumaron a la causa con comentarios divertidos como: “Maneras disruptivas de buscar al chico perdido! Ni las cartas ni él boca a boca, vamos a por el retuit!” o “Me apunto a esa boda! Vamos a ver si hay suerte y lo encuentras!”.

El amor dio también pie a los negocios y algunas pequeñas empresas aprovecharon para ofrecer sus productos para una eventual boda. En línea con esto, otra usuaria se imaginó incluso una serie sobre esta historia y aprovechó para pedir descuentos: “Ayy!! @NetflixES Serie ya sobre esto!!! @Laurittti lo veo lo veo!!! Final en las Dunas de Maspalomas comiendo papas arrugadas #meestoyhaciendoilusionesymeestánquedandopreciosas @Norwegian_ES creo que podríamos hacer el día del #Loveisintheair con algún descuentito”

Y otros se sumaron para decirle que es posible y que no baje los brazos: “Nos ocurrió igual. Hace 18 años vuelo México-Brasil. Me senté a lado del hombre (español) más maravilloso del mundo, ahora, es mi marido.Tenemos un año de casados. Gracias a Dios alcanzamos a darnos los mails (antes no existía WhatsApp). Ojalá puedas localizarlo. Saludos!”.

Fuente La Nación