Política

Ante una Justicia lenta, al Ejecutivo le tomó un año nombrar a un Fiscal

Pese a que había anunciado que devolvería tres ternas de candidatos a fiscales, el Poder Ejecutivo cambió de opinión y nombró a Gallo

El Gobierno de Tucumán marcó otro hito en el ejercicio de la potestad para llenar vacantes del Poder Judicial. Luego de un año de vacilaciones e inéditos anuncios de devolución de ternas, el gobernador Juan Manzur dio un giro y se decidió por nombrar a Pedro Gallo en una de las fiscalías de Instrucción en lo Penal nuevas de la capital. En el mismo acto, designó a Mario Leal en la Cámara en lo Civil y Comercial de Concepción y a Federico Moeykens en el Juzgado de Menores N°2 de esta ciudad. Los pliegos fueron remitidos a la Legislatura, que ha de prestar acuerdo a unos nombramientos que el sistema judicial aguarda como si fueran el maná por el contexto de escasez de magistrados y de máxima saturación del fuero penal.

La designación de Gallo fue la más inesperada de las tres porque Regino Amado, ministro de Gobierno y Justicia, había anticipado que devolvería al Consejo Asesor de la Magistratura (CAM) la tríada de propuestas que aquel postulante encabeza. El ministro esgrimió a comienzos de este año que se veía obligado a acudir a esta solución no prevista en la ley porque el Gobierno disponía de la posibilidad de elegir en atención a que, previamente, había colocado a dos de los ternados (Eugenia Posse y Facundo Maggio) en otros despachos judiciales vacantes. A ello se sumó que, el año pasado, Manzur nombró a Luis Amarillo en una de las fiscalías de Instrucción, pero la comisión de Peticiones y Acuerdos de la Legislatura rechazó el pliego mediante un dictamen sin precedentes en la historia reciente.

El régimen actual de “un concurso por cargo” genera tercetos donde se repiten los nombres, máxime si el Gobierno frena las designaciones porque, por la falta de definiciones, los concursantes ternados siguen presentándose a procesos de preselección en el CAM. Pero en el pasado tanto el ex gobernador José Alperovichcomo el propio Manzur habían resuelto esta circunstancia sin necesidad de reintegrar propuestas. La ley vigente obliga al Poder Ejecutivo a elegir a uno de los tres integrantes de la terna y establece que, si este fuese rechazado por la Legislatura, el gobernador ha de seleccionar a otro hasta lograr la aprobación en el recinto.

Igualdad de trato

La pretensión del Poder Ejecutivo de sacarse de encima las tres ternas que lidera Gallo, sin mandar su nombre a los legisladores, encontró oposición en el CAM. En mayo, el presidente de ese órgano, Antonio Estofán, expresó que el Gobierno había “armado las cosas” de tal forma de que no le quedaba más opción que nombrar a aquel postulante. “Las otras dos ternas volverán (al Consejo) porque no hay a quién poner. Pero tienen que nombrar a Gallo porque nosotros no recibiremos esa propuesta”, avisó Estofán. Algunas semanas más tarde, el gobernador hizo caso al vocal de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán.

Pese a la contramarcha, impera la cautela por el paso en falso del pliego de Amarillo. El ministro Amado comentó  que iba a esperar a ver cómo evolucionaba el trámite legislativo antes de reintegrar al CAM las ternas restantes con nombres repetidos para un par de fiscalías nuevas creadas en la capital. Eventualmente el Poder Legislativo ha de reformar la normativa vigente para, en esos supuestos, permitir al Consejo añadir una lista complementaria de postulantes, y, cuando ello no sea posible, disponer la anulación de la terna y un nuevo llamado a concurso.

Manzur se inclinó por los ganadores de los respectivos procesos de preselección al elegir a Gallo, que se desempeña como funcionario judicial y es hijo del último fiscal anticorrupción de nombre homónimo -esta unidad especializada fue suprimida en 2005-, como al abogado y académico Leal, que en los últimos años del kirchnerismo llegó a cargos directivos de la Universidad Nacional de Tucumán como dirigente de La Cámpora y aspira a ser camarista federal (se informa por separado). Moeykens, por su parte, cerraba la terna del Juzgado de Menores que lideraba Eugenia Posse (a quien Manzur nombró fiscala de Monteros) seguida de Aurora del Carmen Díaz Argañaraz.

Amado informó este lunes que con estas decisiones ya no quedaban tercetos pendientes en el Poder Ejecutivo (el CAM ayer le remitió una propuesta para un Juzgado de Cobros y Apremios de Concepción). Consultado sobre la lentitud para concretar las designaciones, el ministro dijo a “Buen Día”, el ciclo televisivo de LA GACETA Play: “hay cargos nuevos, trámites jubilatorios y demoras en los concursos. Cada institución tiene sus urgencias y son comprensibles. Pero hemos venido trabajando con el titular de la Corte, Daniel Posse, y Estofán, y eso ha dado sus frutos”.

El gobernador tiene en sus manos la posibilidad de llenar de manera transitoria tres defensorías oficiales de Concepción: sería el debut de su potestad para nombrar jueces subrogantes o precarios. Propulsadas por el argumento de la situación excepcional de emergencia que afecta a la sede judicial mencionada, las listas de defensores públicos interinos ingresaron al Gobierno en marzo, pero no consiguieron que el jefe de Estado pisara el acelerador. Los tres meses que pasaron demuestran la intención de la administración de Manzur de dar a los transitorios -con mandato de dos años prorrogable a tres- el mismo trato en cuanto al tiempo que el otorgado a los jueces permanentes o definitivos.

DE LA CÁMPORA A LA JUSTICIA
Mario Leal, dirigente de la agrupación kirchnerista, será vocal de la Cámara Civil en Concepción

Si no median contratiempos de última hora, el abogado Mario Leal, académico, consejero y ex funcionario de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), se convertirá en vocal de la Cámara en lo Civil y Comercial Común de Concepción por decisión del gobernador Juan Manzur. Militante de La Cámpora, este abogado desempeñó un papel relevante en la conducción de la casa de altos estudios durante la gestión de Juan Alberto Cerisola, cuando varios dirigentes afines al kirchnerismo ingresaron al Rectorado. En las últimas elecciones universitarias, Leal se convirtió en consejero por los titulares en la Facultad de Derecho y apoyó la reelección de la fórmula Adela Seguí-Marta Tejerizo. El abogado integra a su vez la terna para la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán, que está pendiente de definición en el Poder Ejecutivo de la Nación.

Fuente: La Gaceta