País

Entre el enojo de Israel y el agradecimiento de Palestina

Para el movimiento de boicot, desinversiones y sanciones (BDS), cuyo propósito es presionar a Israel para que cumpla con las leyes internacionales respecto a sus políticas hacia los palestinos, la suspensión del partido tan esperado entre la selección argentina de fútbol y la israelí quizás sea su mayor logro hasta el momento.

El domingo, Regev le dijo a la radio del ejército israelí que la visita de Messi a Israel era un triunfo increíble de las relaciones públicas de su país y que el jugador iba a “besar el Muro de los Lamentos” y a “darse la mano con el primer ministro Benjamin Netanyahu”.

Pero Jibril Rajoub, presidente de la Asociación Palestina de Fútbol, dijo que los palestinos no permitirían que el partido se disputase. El domingo, en una protesta frente a las oficinas de la representación argentina en Ramalah, la capital palestina de facto, Rajoub dijo que había enviado una carta a la Asociación del Fútbol Argentino para urgirla a suspender el partido.

La carta también estaba “dirigida a Messi”, dijo Rajoub, “que es un símbolo de amor y paz, y que es un embajador de UNICEF para difundir amor y tolerancia. Exigimos que no se lo utilice como medio para embellecer la imagen de la ocupación fascista y su política racista”.

“A partir de hoy comenzaremos una campaña contra la Asociación del Fútbol Argentino y la dirigiremos personalmente contra Messi, que tiene decenas de millones de aficionados en los estados árabes, islámicos, en Asia, en África, y en Estados amigos del pueblo palestino”, señaló. Rajoub también llamó a todos “quemar las camisetas de Messi y sus fotos y repudiarlo”.

Tras conocerse la noticia de que Argentina había suspendido el partido, el miércoles los líderes israelíes denunciaron a Rajoub y dijeron que su incitación contra Messi y los argentinos fue la causa de su retirada. Calificaron los mensajes de Rajoub como “amenazas terroristas”.

En su respuesta inicial, Regev dijo que “desde que anunciaron que jugarían contra Israel, varios grupos terroristas han enviado mensajes y cartas a los jugadores de la selección argentina y a sus familiares, con amenazas directas. “Los mensajes incluían videos de niños muertos”, informaron los medios locales.

Fuente: La Nación