Policiales

Complicada situación de Brito en el juicio por el encubrimiento del crimen de Paulina

El ex jefe de Policía, José Dante Bustamante, dijo que vio al ex jefe de la Regional Norte, en la escena el hallazgo del cuerpo

– Héctor Rubén Brito: Comisario, esa versión realmente me coloca en otra posición. Por eso es que apelo al careo, para ver si usted ordena un poco su mente.

– José Dante Bustamante: Yo recuerdo haberlo visto. El horario exacto no podría precisarlo porque no estaba haciendo un control de asistencia. Pero lo vi.

– Brito: Yo llegué tarde, es imposible que me haya visto. No tan solo lo digo yo. Lo dijeron el jefe de Policía (Hugo Raúl Sánchez) y el subjefe (Luis Nicolás Barrera). Le pido por favor que reconsidere su versión. ¿A qué hora me vio?

– Bustamante: Era mucho el movimiento en ese momento.

– Brito: ¿Pudo haber sido después de las 9?

– Bustamante: Pudo haber sido. Entre las 8 y el mediodía estuvimos ahí.

– Brito: Mire como son las cosas comisario, yo no lo vi ni a usted ni al jefe de Policía.

– Bustamante: Yo recuerdo haberlo visto.

Este es un extracto del careo que sostuvieron ayer Brito -uno de los imputados por el encubrimiento- y Bustamante, quien en la fecha del hallazgo del cuerpo de Paulina Lebbos era secretario del ex comisario Sánchez, otro de los acusados. La medida puso a Brito, ex jefe de la Unidad Regional Norte, en una situación complicada.

Semanas atrás, el sargento Diego Robledo afirmó, en un careo con Brito, que éste llegó antes que los restos fueran llevados. Brito habría pasado esa madrugada en la comisaría de Raco fraguando las actas del procedimiento del hallazgo del cuerpo de la joven.

En su momento, el acusado declaró que, aquella mañana, cuando se disponía a salir desde esa sede policial rumbo al kilómetro 2.8 de la ruta 341, advirtió que uno de los neumáticos de su vehículo estaba desinflado. Según esa versión, tuvo que caminar hasta el campamento de Vialidad Provincial para que lo asistieran. Robledo no recordó esa secuencia y afirmó que fueron juntos al lugar del hallazgo.

El segundo punto del careo consistió en que Bustamante había declarado que fue él quien recibió un llamado de Brito avisándole que “un cuerpo de mujer” había sido encontrado a la vera de la ruta 341. Bustamante afirma que él le transmitió esa información a Sánchez. Brito sostiene que él le comunicó directamente al ex jefe de Policía esa novedad y que le transmitió que “era, presumiblemente, el cuerpo de Paulina”. Según el acusado: “García me informó que junto a su gente encontró un cuerpo que podría ser el de Paulina”.

“No recuerdo haber hablado con usted. Yo recibí de García una información telefónica que consistía en que habían encontrado un cuerpo a la vera de la ruta 341. Según él, a través de un rastrillaje, lo había encontrado con su gente. Me solicitó que yo avisara a la superioridad porque él estaba con problemas de señal”, dijo Brito.

“Entonces, le pregunté si se refería al cuerpo de Paulina. Me dijo que estaba observando la blusa y la pollera rosa y una pulsera, que eran las características que había que tener en cuenta”, agregó.

Bustamante afirmó que para él, se trataba del cuerpo de la joven. Pero aclaró que se trataba de “una interpretación personal”.

– Lo atendí en el teléfono de la guardia. Me transmitió que era un cuerpo femenino, pero que no era identificable, expresó Bustamante.

– Si yo le dije que se trataba de un cuerpo femenino, ¿cuál era el motivo de ir abusarlo al jefe con urgencia? ¿Qué motivo tengo yo para inventar que García me había dicho que se trataba de Paulina, inquirió Brito al testigo.

– Supongo que todos creíamos podía tratarse del cuerpo de Paulina, le respondió Bustamante.

– Yo creo que la información era precisa y por eso fueron todos los jefes, concluyó Brito.

En este punto finalizo el careo. Los ex comisarios se mantuvieron firmes en sus versiones y no lograron ponerse de acuerdo.

Oficiales en la sala

Se espera que cuando se retomen las audiencias declaren: Francisco Picón (actualmente jefe de la Policía) y Fernando Maruf (ex jefe de Información Policial). Deberán explicar su tarea durante la investigación.

Interrupciones

“No dejan que los testigos declaren fluidamente con sus interrupciones. No quieren que se llegue a la verdad ni se haga Justicia”, se quejó Alberto Lebbos por las intervenciones de los abogados defensores.

En musculosa

El comisario Miguel Suárez contó que fue con Brito al lugar del hallazgo. Dijo que no bajó del vehículo en que se desplazaron porque estaba “en musculosa, pantalón corto y sandalias”.

Las advertencias del tribunal son constantes

Los jueces de la Sala III (Carlos Caramuti, Dante Ibáñez y Rafael Macoritto) reprocharon en más de una oportunidad a las partes, lo largo de los cuatro meses que lleva el debate, para que no interrumpan a sus colegas mientras están indagando a algunos de los testigos. Los abogados utilizan esa estrategia para interrumpir las testimoniales cuando las declaraciones les parecen adversas para sus representados. Ayer, Cergio Morfil, defensor de Héctor Rubén Brito, recibió un llamado de atención por escrito por no pedir permiso para hacer uso de la palabra. Además, fue advertido de que en caso de que la inconducta se repita, se comunicaría la situación al Colegio de Abogados. Sobre el llamado de atención al letrado, Caramuti explicó: “Sabe que no puede hacer uso de la palabra sin esperar que se le conceda. Tiene que respetar las normas. Es solo una advertencia”.

Fuente: La Gaceta

Etiquetas