Policiales

“Abraham fue sometido a estudios para que se compruebe que no sufrió ningún tipo de castigo”

La principal preocupación de la defensa de Máximo Abraham pasaba por un posible castigo para el joven que fue detenido en la madrugada de ayer por ser el principal sospechoso de los asesinatos de Sergio Páez González y Cristian Peralta. Sin embargo, desde la Policía aseguraron que se protegió la integridad física del acusado.

“El detenido fue sometido a una serie de estudios para que se compruebe que no sufrió ningún tipo de castigo”, explicó José Díaz, el jefe de Policía. Por su parte, el comisario Paco Picón, subjefe de la fuerza, señaló que el lugar donde se encuentra detenido, que se mantiene en reserva, el acusado fue reforzado por su seguridad.

La hipótesis de los investigadores es que el acusado quiso evitar ser reconocido y abrió fuego en contra de los uniformados. Ahora se enfrenta a un proceso judicial que podría castigarlo con cadena perpetua y una pena máxima de 35 años de prisión.

Minutos después de la detención de Abraham, su defensor, Ricardo Fanlo, se habría mostrado preocupado por la integridad física del sospechoso: “vamos a buscar garantías en las condiciones de su detención, lugar de alojamiento y vamos colaborar con la Justicia en todo sentido. Él está acusado de haber cometido un delito en contra de personas de la fuerza de seguridad, ese es mi gran preocupación”.

“Hay temor con la fuerza policial o penitenciaria. Queremos conocer que alimentación se le va a dar, donde se alojará que vistas podrá tener, si recibirá la famosa tortura psicológica tanto mi defendido como a los familiares. Quiero conocer todo lo humanitario”, añadió Fanlo.

Durante la detención de “Maxi” hubo policías de civil apostados en la zona de El Manantial, Villa 9 de Julio y varios countries de Yerba Buena. También se siguió los pasos Darío Correa, el vendedor de vehículos que le compró la Hilux blanca a Abraham y cuya suerte procesal se definirá en las próximas horas, ya que también está sospechado de haber colaborado en su fuga.

Según lo que trascendió, al acusado lo encontraron en la vía pública y lo interceptaron. “No opuso resistencia. No estaba armado y se le encontró marihuana en su poder. Tampoco tenía celular, algo que veníamos sospechando”, indicó Díaz.

Fuente: La Gaceta