Mundo

Simuló estar embarazada, mató a una amiga y le robó su beba: podría pasar 50 años presa

Una vez más, la realidad superó a la ficción, y por mucho. Es que la historia de la estadounidense Yesenia Sesmas (37) tiene todos los ingredientes necesarios para inspirar una telenovela. Pero sucedió. Y dejó como triste desenlace a un bebé sin su madre.

Yesenia sufrió un aborto espontáneo. Lo ocultó y durante meses les dijo a sus amigos y familiares que seguía embarazada. Armó una guardería en su casa y hasta organizó un baby shower en el que recibió regalos, informó la revista People.

Cuando llegó el momento de presentar al recién nacido, la mujer compartió fotos del bebé de una amiga y excompañera de trabajo, Laura Abarca (27). Pero esa mentira tuvo su límite, cuando Yesenia se encontró con la necesidad de mostrar un niño real.

Entonces, manejó desde Texas a Wichita (más de siete horas en auto) hasta el departamento de su amiga. Le disparó en la frente y terminó con su vida. Luego se robó a la pequeña llamada Sophia, de apenas seis días de vida. La puso en una bolsa de pañales y la llevó a su camioneta. Al llegar a su ciudad, presentó a la beba como si fuera propia.

Cuando el novio de Abarca llegó a su departamento, se encontró con el cadáver de su pareja y descubrió que la beba no estaba allí. Tras una desesperada búsqueda —que tuvo repercusión nacional y hasta involucró al FBI— encontraron a Sophia en la casa de Yesenia.

El hecho sucedió el 17 de noviembre 2016. Pero el último martes la mujer fue declarada culpable de asesinato premeditado en primer grado, secuestro, e interferencia con la custodia de los padres de la niña. El 13 de julio será sentenciada, y podrían darle prisión perpetua, sin libertad condicional, lo que implica pasar al menos 50 años en la cárcel.

Según lo informado por People, Yesenia le dijo a las autoridades que su amiga había aceptado entregarle al bebé, pero que a último momento cambió de opinión. Entonces —argumenta— llevó el arma a la casa de Abarca con la intención de amenazarla para que cumpliera el acuerdo que tenían.

No pretendía matar a Laura“, dijo su abogado defensor, Jason Smartt, y aseguró que el asesinato fue “no planificado y espontáneo“. “Ella no sabía que (el arma) fuera a disparar, y se sorprendió cuando eso sucedió“, sostuvo el letrado.

Por su parte, la familia de la víctima expresó su alivio tras el veredicto. Según el fiscal de distrito, Marc Bennett, “ahora pueden poner toda su energía en criar a Sophia“.

Pero esto no es todo. Yesenia también enfrenta cargos por otro caso. Cuatro meses antes del asesinato de Abarca, fue brevemente arrestada por agresión agravada y secuestro de una amiga embarazada de ocho meses. La supuesta víctima, Adrianna Portillo, dijo en una entrevista con The Eagle que la mujer le había confiado que estaba desesperada por tener un hijo.

FUENTE: Clarín