País

Buscan aprobar un Presupuesto con más baja del déficit

Se prevé una baja del salario real del sector público, que ayudará al ajuste de este año, pero que esa caída real no se repita el año que viene. Y otro aumento de tarifas

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, armó otra ronda con economistas, esta vez con siete colegas de bancos nacionales e internacionales, donde detalló que el acuerdo con el FMI buscaba no estresar la situación política, ya que los tres pilares en que se basará el ajuste fiscal subsidios, obra pública y transferencias a provincias no requerirá aprobación legislativa. En tanto, el escenario base con que trabaja el Gobierno es que el Congreso apruebe un Presupuesto para 2019, pero seguirá adelante con la baja pautada del déficit fiscal si no se acuerda una nueva ley, con el Presupuesto aprobado para este año.

 

La otra variable que ayudará a reducir el déficit es que el salario real de los empleados públicos caerá este año, después de haber cerrado la paritaria en 15% antes del acuerdo con el Fondo. Y si bien prevén sea pérdida del salario real no se repita en 2019, porque esperan que la paritaria siga la inflación de este año, el arrastre no hará crecer ese gasto en términos del PBI.

Admitió que en el segundo trimestre de este año caerá el PBI, pero fue optimista para el tercero, al esperar una variación levemente positiva, a diferencia de los privados, y ya una recomposición en el cuarto. Para el año que viene, Hacienda adelantó que enviará al Presupuesto un crecimiento mayor al 1,5% que usó para calcular las metas con el FMI.

La reunión de menos de una hora comenzó con una exposición de 15 minutos de Dujovne sobre los lineamientos del acuerdo de u$s 50 mil millones con el FMI ante Andrés Borensztein, de BTG Pactual; Hernán García, del Banco Galicia; Juan Carlos Barboza, del Itau; Florencia Vázquez, de BNP, Celeste González, de BBVA; Daniel Chodos, de Credit Suisse; Ricardo Dessy, del Citibank. En cambio, el ministro declinó contestar preguntas sobre política monetaria y cambiaria, que derivó al Banco Central.

En tanto, si bien el 20 de junio próximo el país recibiría el primer desembolso de u$s 15 mil millones, dijo que será el FMI el que anuncie cuánto de ese monto irá para el Tesoro y cuánto para recomponer reservas.

“Dujovne dijo el acuerdo es exigente pero que es la continuidad de lo que estaban haciendo. Y que no se necesita aprobación legislativa particular para llegar a las metas. Fueron conscientes en no generar estrés sobre la política”, dijo uno de los economistas, que pidió no ser mencionado, pero que, como el resto, quiso saber sobre la viabilidad política del ajuste fiscal.

“El escenario base es conseguir el presupuesto de 2019. Pero si no lo tienen, se van a manejar con el presupuesto de este año, que les da una flexibilidad más grande. Pero lo que les gustaría es tener el presupuesto aprobado”, agregó. La ley argentina permite extender la ley de presupuesto de este año para el próximo, pero significaría aplicar techos presupuestarios más exigentes.

En la reunión estaba presente el jefe de Gabinete de Hacienda, Ariel Sigal, y se sumó el secretario de Hacienda, Rodrigo Pena.

“Los vi como confiados en el poder de negociación, aunque resaltaban que no tienen la mayoría en las cámaras. Es cierto que a las provincias no les conviene el desorden fiscal. Y si no hay presupuesto, el ajuste se hará igual, porque tienen los techos de las partidas del año pasado, y será más restrictivo el gasto”, coincidió otro de los presentes.

El acuerdo con el FMI incluye reducir en 0,2% y 0,3% del PBI las transferencias a provincias este año y el que viene, lo que se podría usar en la negociación con los gobernadores. Los funcionarios dijeron que prevén una negociación bilateral por las transferencias discrecionales, pero no de la envergadura del pacto fiscal. “Van a ir manejando las partidas discrecionales según el apoyo que obtengan para el presupuesto”, entendió el economista.

Fuente: Cronista