País

El 61% de los hogares llega con “lo justo” a fin de mes

En el primer cuatrimestre del año la inflación minorista fue de 9,6%.

De acuerdo a una encuesta de la Universidad de Palermo, más de la mitad de los hogares argentinos cuenta apenas con suficientes ingresos para cubrir sus necesidades mensuales

Frente a los aumentos tarifarios en la primera parte del año, y el escenario inflacionario que en parte agarró velocidad por ellos, el grosor de las billeteras a medida que se acerca el próximo sueldo es cada vez menor. De acuerdo a un informe de la Universidad de Palermo, la mayoría de los hogares a duras penas puede estirar sus gastos para llegar a fin de mes.

La encuesta, llevada a cabo durante el primer trimestre de este año, refleja la realidad que enfrentan las economías familiares, con niveles de consumo y ahorro que aún no logran repuntar. De acuerdo a las respuestas recibidas por la UP, un 61% respondió que apenas logra “llegar a fin de mes” con su ingreso.

Ese estrecho margen está fuertemente vinculado a “la carrera entre inflación y paritarias, con las últimas perdiendo bastante terreno estos últimos meses”, considera Gabriel Foglia, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la UP. De acuerdo a Foglia, los resultados del “Estudio sobre Situación Financiera en la Argentina” muestran una coyuntura a nivel consumo que por lo menos puede definirse como ajustada.

Además, un 11% reconoce estar endeudándose para cubrir sus problemas de ingresos, y un 7% dice estar consumiendo sus ahorros. Solo un 20% tiene ingresos suficientes a fin de mes como para poder ahorrar.

Los que estás más justos a fin de mes son los sectores socioeconómicos más bajos, con un 68% considerando que se encuentran entre aquellos que gastan sus últimos pesos sobre el final del mes. Un método común de distribuir los gastos para evitar un desembolso fuerte de un único golpe es pagar en cuotas. Sin embargo, solo un 41% de los encuestados por la UP afirma que compra en cuotas.

Ese número, sorprendente por lo bajo, tiene más que ver con la escasa bancarización que aún se mantiene en la población económicamente activa en Argentina. En otro relevamiento de la Universidad de Palermo, un 54% de los consultados dijo no tener una cuenta corriente o caja de ahorro en un banco. “Eso automáticamente los saca del universo no solo de gente con acceso a planes de cuotas, sino también que pueden pedir préstamos bancarios”, elabora Foglia.

Esa falta de acceso es tal que uno de los números más contundentes de la encuesta refleja que solo un 17% de los hogares se plantea la posibilidad de solicitar un préstamo bancario, tanto hipotecario como de otro tipo.

Fuente: Infobae