Autos

Los autos llegan con más aumentos de precios y se frenan las ventas de 0 km

Un sector estrella, con récord de ventas históricas en el primer cuatrimestre, comienza a sentir el impacto de la incertidumbre económica tras el cimbronazo cambiario que atraviesa a la Argentina. La industria automotriz prevé más aumentos de precios, mayores a la inflación acumulada, pero menores que el alza del dólar, y un freno en las ventas de 0 km.

Los aumentos en los precios de lista de los autos promedian entre un 20% y 25% a junio de acuerdo con las marcas, los concesionarios y quién calcule una canasta de precios. La apreciación del dólar en el mismo período fue de más de 50%. La inflación oficial, en tanto, acumuló a mayo un 11,9% y esperan que sume otros 3 puntos porcentuales de este mes. Los autos están muy atados al precios de dólar , incluso los de producción nacional.

“En las últimas semanas se congelaron las entradas a los concesionarios”, contaron fuentes al tanto de la operación diaria del sector. Las causas: incertidumbre, caída del poder adquisitivo, altas tasas que limitan la financiación y los aumentos de precios. Si bien llegaron listas nuevas (incluso hoy) con subas de precios a los comercios, en muchos aún no se trasladan al valor para poder vender. El enfriamiento es tal que en el sector no creen ya poder superar el millón de autos. “Como mucho llegaremos a los 850.000”, contaron en una de las automotrices más importantes con operación en el país.

“Este mes ya se está sintiendo”, respondió el titular de un concesionario cuando se le consultó por las ventas. “No creo que con el frío que se viene puedas trasladar mucho (del aumento del dólar al precio). Además no tenés financiamiento”, dijo un líder de la industria. “Más allá de los aumentos de las listas, los concesionarios dicen estar vendiendo con las de hace un mes porque en la última semana no entra nadie”, cerró.

El Índice de Precios de Sector Automotor (IPSA) que calcula Acara muestra un alza del precio acumulado de los autos de diciembre a abril de 10%. En una importante consultora privada, sumando mayo, el alza es 12%. “En los primeros seis meses estará cerca de 20%, dicen. En promedio aumentaron un 2,5% por mes. En mayo entre un 10% y 15% según las marcas, y para junio subirían un 5% más”, estimó un importante concesionario. Para él, los aumentos están entre un 25% y un 30% para el primer semestre con un enfriamiento de las ventas.

Varios presidentes de automotrices locales declararon públicamente en los últimos meses que frenarían las agresivas promociones, beneficios y financiamiento. La competencia salvaje en un sector sobreofertado estaba haciendo mermar fuertemente la rentabilidad de las terminales y también de los concesionarios. A esto se le sumó la elevada tasa y la devaluación. Actualmente, con una tasa de interés muy alta el enfriamiento de las ventas es significativa. En ese contexto, al sector le es difícil trasladar todo el aumento del dólar al precio final de los autos a pesar del impacto de la depreciación en los balances de las empresas.

“En dólares, los precios de los autos bajaron. Y to tengo todos los autos en dólares”, se quejaba hoy un representante de una terminal local. “Los que están en pesos deben estar entre un 10% y un 20% más caros, según la marca y los modelos”, afirmó cuando se le preguntó por el incremento acumulado de los precios en lo que va del año.

El panorama no es el de principios de mayo, cuando -pese al incremento del dólar en diciembre y febrero- el tipo de cambio parecía estable. En ese entonces, se conocía que la venta de autos 0 km era récord histórico en el primer cuatrimestre y alcanzaba la cifra de 352.109 unidades. A comienzos de este mes, el panorama era más oscuro para el sector estrella de la industria, que comenzará a desinflar sus ventas locales en lo que queda del año.

Todavía queda lugar, sin embargo, para las buenas noticias en el sector automotor. Así tomaron las principales empresas la designación de Dante Sica, experto en la industria, la estratégica relación comercial con Brasil y hombre que conoce la microeconomía de las terminales, como nuevo ministro de Producción. La esperanza es lo último que se pierde.

 

 

Fuente: La Nación

Etiquetas