Deportes

Un show de Messi para extender la ventaja en la punta de la Liga de España

Tres fechas llevaba Lionel Messi en la Liga sin llenarse la boca de gol. Sin apuntar al cielo con sus dedos índices y volver sonriendo al centro del campo como quien cumple con su jornada laboral con éxito.

Y entonces decidió cortar esa mini racha adversa. Lo hizo a su manera. Con dos golazos made in Messi ante el Girona, que había arrancado ganando en el Camp Nou, pero que apenas dos minutos pudo conservar el sueño de dar el golpe en la casa del gigante.

Otra función soberbia del Barcelona, con dos perlas de Lionel Messi

El festejo clásico de Messi tras uno de sus goles ante Girona. (AP)

El gol de Cristian Portu en la primera aproximación al arco de Ter Stegen fue un espejismo, Hasta que Barcelona se puso en marcha. Y empezó a poner la casa en orden.

Toques laterales hasta encontrar el espacio, paciencia absoluta, rotación y una delantera en llamas. Fueron armas imposibles de contrarrestar para el Girona, que venía de ganarle 3-0 a Leganés y sueña con meterse en la zona de clasificación a la Liga de Europa.

Entre Messi y Suárez dieron vuelta el partido casi sin despeinarse.

El empate llegó con una asistencia perfecta del argentino para filtrar la defensa visitante y dejar al uruguayo de cara al gol: el nueve definió con clase por abajo de la salida del arquero Yassine Bounou.

Con la tranquilidad de haber encontrado rápido el empate, Barcelona se soltó. Y allí apareció en su máxima expresión Messi. Con su más amplio repertorio.

La entrada fue una apilada en el área, de izquierda al medio y un toque sutil contra el palo para marcar el 2-1. Y el plato principal llegó de tiro libre. Parado en la medialuna, el rosarino engañó a todos. Los integrantes de la nutrida barrera del Girona saltaron y la pelota pasó rasante y se clavó contra el palo derecho. Golazo. Similar al que había inventado con la camiseta argentina frente a Uruguay por las Eliminatorias de 2012 en Mendoza.

Iba poco más de media hora de juego y el partido ya estaba liquidado. Ni siquiera un buen arranque le alcanzó a Girona como para ilusionarse. Barcelona lo fue triturando. Casi sin darse cuenta ya estaba goleando, gracias a otra aparición de Suárez, otro que está dulce, y lleva 19 gritos en el campeonato.

En el segundo tiempo ya no había partido. Era un entrenamiento del Barsa, que en cada ataque iba eligiendo quién quería que terminara la jugada. A veces lo buscaban a Dembélé, para ver si el francés lograba sacarse la mufa. Otras a Suárez… Hasta que Philippe Coutinho decidió jugársela solo y metió un golazo.

Sólo restaba saber por cuántos goles ganaría el equipo culé. Llegó el sexto, el tercero en la cuenta personal de Suárez, para llevarse la pelota, tras una gran corrida de Dembélé.

Y así se completó una nueva función en el Camp Nou. El invicto de Ernesto Valverde en la Liga se extiende a 25 partidos: 20 triunfos y cinco empates. Imposible de competir para el resto y, más aún, tras un bache inesperado del Real Madrid que sigue muy lejos, a 14 puntos.

Con este triunfo, el Barsa llega a 65 puntos y le sacó a diez a su escolta, el Atlético de Madrid de Diego Simeone que el domingo intentará recortar la distancia.

En tanto, en el arranque de la jornada de sábado, Celta le ganó 2-0 a Eibar y Real Madrid goleó 4-0 a Alavés. Ahora, Leganés-Las Palmas. La fecha continuará el domingo con Villarreal-Getafe, Athletic de Bilbao-Málaga, Valencia-Real Sociedad y Sevilla-Atlético de Madrid en el duelo más atractivo del día. Se cerrará el lunes con Levante-Betis.

El viernes comenzó la 25ª fecha de la Liga de España que tuvo como único partido el del Deportivo La Coruña de Federico Cartabia -titular- ante el Español de Pablo Piatti, que también estuvo desde el arranque. El duelo entre dos equipos necesitados terminó igualado 0 a 0 y el equipo gallego se mantiene en la zona de descenso.

Fuente: Clarín

Etiquetas