Sociedad

Usurpación inseguridad y temor en el barrio Apunt

TERRENOS. El barrio pertenece al gremio del personal no docente de la Universidad Nacional de Tucumán.

Día de sol. El panorama es siempre el mismo: niños corriendo en el pavimento, esperando a que sus padres los acompañen hasta la plaza, que que está al final de la calle, con el cerro San Javier de fondo y que funciona como punto de encuentro infantil. En el camino la tranquilidad se corta. De repente se escucha una moto, y otra, y otra más. Personas que no viven en el barrio comienzan a llegar.

Es que en el barrio Apunt todos se conocen, pero esas caras las veían por primera vez. “Apareció gente en motos, carros, con coches de bebés y colchones bajo el brazo”, contó Bibiana Madkur, una de las vecinas.

La mujer, que vive con su hija allí hace 10 años, aseguró que desde el momento en que llegaron al barrio nunca más se fueron. Según coincidieron varios residentes, la usurpación comenzó a desarrollarse el jueves pasado. Hoy hay por lo menos 20 familias viviendo en el lugar.

“Empezaron a asentarse en terrenos baldíos y a armar sus casillas”, agregó Madkur quien comentó que ya comenzaron a vivirse hechos de inseguridad. El viernes por la noche quisieron ocupar una casa deshabitadapero no pudieron entrar.

Tras el intento fallido, se dirigieron a otra residencia que, en ese momento, estaba vacía e ingresaron para robar. Esta situación tiene muy preocupados a los vecinos que pasaron de jugar en la calle a vivir encerrados.

Qué dice el gremio

El barrio pertenece al gremio no docente de la UNT. Como ocurre en casos donde los terrenos son privados, la Policía no puede tomar denuncia alguna salvo que la haga el mismo propietario, que casi nunca vive en el lugar o del cual muchas veces ni siquiera se conoce el nombre. Por ese motivo, los residentes se unieron y firmaron una petición que presentaron en la fiscalía para que la Justicia tome cartas en el asunto.

De todas formas, Ángel Morales, representante de los no docentes de la UNT, se hizo presente en el barrio para calmar las aguas. “Me tiene muy preocupado. Los vecinos temen que les pase algo o que entren a sus casas cuando están durmiendo”, explicó. Y agregó: “me contaron que todas las noches suena la alarma antipánico”.

“Hice la denuncia correspondiente y la llevé a la fiscalía. Ahora tenemos que esperar a que se resuelva”, añadió Morales.

Vecinos de distintas zonas de Yerba Buena denunciaron en el transcurso de la semana que distintas usurpaciones se estaban llevando a cabo en sus barrios.

En los últimos días, tres casos fueron los que trascendieron con más fuerza: en Apunt, en Juramento y el terreno ubicado detrás del banco Comercial. “La zona siempre fue insegura pero ahora está peor. Hay horas en las que sabemos que no tenemos que salir”, manifestó la vecina Guadalupe Márquez.

Otro de los casos del barrio Juramento se extendió sobre la calle San Juan al 2.300. Allí se pueden ver unas casillas improvisadas. Aún no está claro cuántas personas las habitan. Un grupo de vecinos del barrio Apunt manifestó que se comunicaron reiteradas veces con la Municipalidad de Yerba Buena pero, aseguran, no les dieron solución.

Respuesta del municipio

Las autoridades de Yerba Buena se comprometieron a intervenir en el conflicto. “Estamos trabajando junto a los vecinos y a Apunt”, señaló Lisandro Argiró, secretario de Gobierno de la Municipalidad. “Nuestro trabajo es mediar y prestar servicio a las víctimas (vecinos y usurpadores)”, agregó.

El funcionario indicó que deberán encargarse de asesorar al encargado de la UNT y tomar contacto con los vecinos del barrio. Añadió que solicitaron la consigna policial en la notificación de los vecinos por haber sufrido situaciones de violencia.

FUENTE: La Gaceta