País

El Congreso sancionó tan solo 12 leyes en lo que va del año

Fueron menos de la mitad que en el mismo período de 2017. El promedio desde 1983 asciende a 135 por año.

Unos se amparan en las tensiones crecientes entre oficialismo y oposición por mutuos intentos de anticipar la campaña presidencial. Otros, en el polo de atracción excluyente que significó el debate histórico por el aborto. Lo cierto es que los habitantes del Congreso cierran la primera mitad del año marcando un récord de improductividad: apenas se sancionaron 12 leyes.

El dato surge de un relevamiento de Clarín basado en información suministrada por autoridades parlamentarias. Cuatro de los proyectos que llegaron a buen puerto fueron promovidos por el Poder Ejecutivo (un 33%, a tono con el promedio de la etapa macrista) y uno de los ocho restantes fue vetado por el Presidente (la emergencia tarifaria).

En el mismo período del año pasado, pese al clima electoral y a que el oficialismo padecía de una condición de minoría más pronunciada, el Parlamento había alumbrado 27 leyes. Y en 2016, al despuntar la gestión de Cambiemos, se llegó a julio con 22 sanciones definitivas, según un informe publicado en 2017 por la Fundación Directorio Legislativo.

En el primer semestre del año pasado se registraron 15 sesiones (7 en Diputados y 8 en el Senado), casi la misma cantidad que la del que concluye ahora, con 7 en cada Cámara, incluyendo las informativas del jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Si la tendencia se mantiene de acá a fin de año, el tercer período de la era Macri podría convertirse en el de menor rendimiento legislativo desde la recuperación democrática. Hasta ahora, ese título lo comparten el cuarto año de Raúl Alfonsín (1987), con 57 leyes, para períodos cortos (de mayo a noviembre), y el tercero de Néstor Kirchner (2005), con 65, desde que la reforma constitucional de 1994 impuso sesionar desde el 1° de marzo.

Las leyes que consiguió imponer Mauricio Macri este año fueron las de compre nacional, régimen de subrogancias en la Justicia, un convenio con Brasil para evitar la doble imposición y la reforma del mercado de capitales, hasta ahora la de más peso.

En los cajones del Parlamento duermen un amplio listado de las que promovió el Gobierno, como las reformas electoral, del Ministerio Público Fiscal y del Código Procesal penal, el financiamiento de los partidos, el traspaso de fueros judiciales a la Ciudad, las leyes de semillas y de libertad religiosa, además del primer tridente de la desguazada reforma laboral (blanqueo, agencia de salud y régimen de prácticas). También queda en el tintero la extinción de dominio para poder recuperar bienes de la corrupción y el narcotráfico, por contradicciones dentro de la mayoría peronista.

Por iniciativa de los propios legisladores, este año recibieron aprobación definitiva las leyes de Defensa de la Competencia, la de creación de la Comisión Nacional Antidopaje, la de cesión de tierras para crear el Parque Nacional Traslasierra y otras tres consensuadas con el Ejecutivo para reemplazar el polémico mega DNU para la pretendida desburocratización del Estado (las de desarrollo productivo, de infraestructura y de administración pública). Todas ellas tuvieron origen en la Cámara baja, al igual que la vetada limitación al aumento de los servicios públicos. Sólo tuvo rodaje inicial en el Senado la que tipifica delitos vinculados a la pornografía infantil.

La sintonía inicial del gobierno de Cambiemos con los bloques conducidos por Sergio Massa, en Diputados, y por Miguel Pichetto, en el Senado, le había permitido al Gobierno avanzar en sus primeros dos años con buena parte de su arsenal legislativo. Sumado a la dinámica propia de los acuerdos obligados entre los bloques -dado que ninguno cuenta con mayoría propia en alguna de las Cámaras- alcanzaron a sancionarse 101 leyes en 2016 y 86 en 2017, incluyendo en este caso las once que se discutieron en sesiones extraordinarias, hasta las Fiestas de Fin de Año.

Con todo, esas cifras quedaron lejos del promedio establecido desde 1984, con 135 leyes por período (sin contar las 21 votadas en diciembre de 1983, el albor alfonsinista). Desde el restablecimiento de la democracia se llevan aprobadas 4513 leyes y el año más productivo fue 2014, con 197, en plena hegemonía cristinista.

Fuente: Clarín