País

Preocupación en Jujuy por mujeres que compran en Bolivia píldoras abortivas

Se advirtió que mujeres de la ciudad de La Quiaca cruzan a adquirirlas por su fácil acceso y bajo precio.

El debate se instaló en la sociedad argentina, hay posturas a favor y en contra, pero también una realidad que debe ser visibilizada.

El Tribuno de Jujuy se trasladó a la ciudad boliviana de Villazón. Una frontera amplia y bastante permeable por donde no solo ingresan estupefacientes, también pastillas abortivas que son llevadas hasta grandes urbes como San Salvador de Jujuy, Palpalá y Perico, entre otras ciudades del Valle y Ramal.

Por supuesto es un gran negocio de particulares y “comadronas” dedicadas a esta actividad en las ciudades antes mencionadas. Cae de maduro que la “pastilla del retraso” también es usada por mujeres de La Quiaca.

Cytotec es el nombre del fármaco que se vende en farmacias y también a través de las redes sociales, como Facebook, en Villazón. Es un medicamento para la úlcera gástrica, usado para interrumpir embarazos.

Comprar una pastilla cuyo compuesto principal es el misopostrol en farmacias o de personas que se dedican a la venta de este medicamento es muy fácil.

Si bien la venta indiscriminada está penada por las autoridades bolivianas, igualmente la venta en los últimos cinco años creció notablemente, asegura nuestra fuente cuyos datos se mantienen en reserva.

“Las pastillas son importadas y controladas, pero hay un mercado negro que abastece”, indicó la misma fuente.

Las pastillas de nombre Cytotec que se comercializan en las farmacias de la vecina ciudad de Villazón, Bolivia, tienen un costo cada una de 100 bolivianos, es decir unos 434 pesos argentinos. Sin embargo, se necesitan cuatro para que el resultado sea el esperado, esto explicado por quienes las venden.

Las personas que comercializan esta pastilla incluso han creado en Facebook sitios de venta, donde se dan números de celulares para adquirir el fármaco, con lo cual acceder a ellas es relativamente sencillo para quienes lo demandan.

El Tribuno de Jujuy llamó al número que figura en las redes sociales para consultar. Una mujer contestó y dijo que las pastillas tenían un costo de 400 bolivianos y que podían ser vendidas a cualquier hora.

“La entrega es personal, nos podemos encontrar en algún lugar. En la bolsita de las pastillas existe un manual de indicaciones para el procedimiento del aborto”, manifestó sin tapujos la mujer especificando los datos para usar el fármaco.

Fuente: El Tribuno de Jujuy