País

Crédito hipotecario: por la devaluación, beneficiarios del Procrear necesitan hasta 70% más para comprar la casa

Familias que buscan su primera vivienda con el subsidio comenzaron los trámites con el dólar entre 17 y 20 pesos. El Banco Nación mantuvo tasas, pero no otorgó más dinero.

En septiembre de 2017, después de haber cumplido con los trámites necesarios, el Banco Nación aprobó el crédito hipotecario Procrear de Laylen Zulian, una empleada administrativa de Rosario de 39 años y con dos hijos. Laylen tenía visto un departamento en esa ciudad tasado en unos 100.000 dólares. Había ahorrado el 10 por ciento del valor de la propiedad que le exigía poner el programa de crédito y había presentado cada papel que le habían pedido. En septiembre de 2017, el dólar valía 17 pesos. Su carpeta cayó en un limbo. Pasaron nueve meses desde entonces. Y el dólar llegó a 29 pesos. Para comprar la propiedad, necesita 1,2 milón de pesos más.

A 300 kilómetros de Rosario, en Banfield, Natalia Fuentes también hace cuentas y considera si vale la pena endeudarse más para intentar llegar a su primera vivienda. Natalia inició los trámites en el Banco Nación en diciembre, reunió -con préstamos de familiares- el ahorro propio requerido y en abril encontró una casa de 85.000 dólares. En ese entonces, con el dólar a 20, debía reunir, entre crédito, subsidio y fondos propios, 1,7 millón de pesos. Ahora necesita unos 800.000 pesos más: $ 2,5 millones. “Debería estar escriturando en 15 o 20 días, pero con el dólar casi a 30 pesos se me hace imposible. Cuando presenté todo estaba a 20 pesos”, contó a TN.com.ar.

Los foros en los que los beneficiarios del Procrear comparten sus experiencias para ayudarse unos a otros se llenan de casos como los de Laylen y Natalia. Cada vez más, las felicitaciones a los que pueden escriturar después de meses de gestiones dejan espacio a los reclamos de quienes ven que la oportunidad de la casa propia se les escapa con cada escalón que sube el dólar.

A mediados de 2016, con poco más de seis meses en el Gobierno, el Ministerio de Interior y Vivienda reformuló el plan Procrear, que vio la luz en 2012 y que financiaba con créditos blandos la construcción de casas en terrenos particulares y en barrios loteados por el Estado.

El nuevo Procrear circunscribió el universo de beneficiarios a aquellas familias que reunieran ingresos por entre dos y cuatro veces el Salario Mínimo Vital y Móvil (actualmente, en $10.000). Reemplazó el sorteo por un sistema de puntajes. Se concentró en la compraventa de viviendas nuevas y usadas -aun manteniendo planes para construcción y refacción-. Y cambió la lógica del financiamiento: las distintas alternativas para comprar una casa combinan ahorro familiar, un crédito hipotecario UVA que puede tramitarse en más de una decena de bancos y un subsidio no reintegrable de hasta 400.000 pesos que pone el Estado. La restricción presupuestaria hace que el Ejecutivo no piense, por el momento, en entregar más plata.

Según datos oficiales de la Secretaría de Vivienda, el Procrear generó operaciones de compraventa de viviendas por más de 38.000 millones de pesos en los últimos dos años. El programa de crédito y subsidio se encamina a firmar la escritura número 30.000. El 30 por ciento de las operaciones inmobiliarias con crédito hipotecario de 2017 se efectuaron bajo este esquema.

Fuente: TN