Mundo

El trueque, la fórmula de los venezolanos ante la crisis del bolívar

“Living by trueque”, dice en su cuenta de Twitter alguien que se hace llamar Martinera. “El trueque es nuestra divisa“.

Se trata de una persona de Nueva Esparta citada por TalCual digital a quien la dueña de la vivienda que alquila le pidió que pagara la renta con comida, no con dinero.

“Ya había pagado carreras de taxi con harina de maíz y canillas, por solicitud del taxista”, cuenta Martinera. “Pero lo del alquiler ya trasciende a otro nivel”.

Hago servicios por comida para poder sobrevivir“, le dijo a la agencia Reuters Julio Blanco, un mototaxista de 34 años.

En Río Chico, estado de Miranda, los pescadores llegan con la captura del día y prefieren el trueque a la venta, según Reuters, y cita a una mujer de 30 años que ofrece la pesca matutina de su esposo a cambio de medicinas para un hijo enfermo de epilepsia o comida para los cuatro hijos.

Lo hace también Alfredo Silva, barbero de 40 años en la parroquia de La Vega, del municipio capitalino Libertador.

Dentro y fuera del país los billetes de la moneda nacional venezolana están siendo usados hace rato para confeccionar todo tipo de piezas de artesanía. La materia prima se consigue fácil: “La gente los bota porque no sirven para comprar nada, ya nadie los acepta“, le dijo a la agencia AFP Wilmer Rojas, un venezolano de 25 años.

En un video posteado en Youtube a estas alturas de 2017, el autor, “Luisito Comunica”, se escandaliza porque el cambio está a cinco mil bolívares por un dólar. Este jueves, dolartoday.com reportaba que el cambio está a más de tres millones y medio de bolívares por un dólar.

El papel con el que se hace el billete tiene más valor que el billete mismo“, decía ya entonces el comentarista.

El año pasado, elvenezolanonews.com ya hablaba del trueque como una práctica creciente en el país. Curiosamente, el propio gobierno lo promovió alguna vez. En mayo de 2016 el Ministerio de Cultura de Venezuela, encabezado entonces por Freddy Ñáñez, lanzó una convocatoria en el estado de Bolívar “con el propósito de reimpulsar esta tradición“.

 

 

Fuente: Infobae