País

Celulares, comidas y viajes son los principales gastos con tarjeta

Teléfonos celulares, salidas y viajes son los ítems que siguen explicando el uso que hacen los argentinos de las tarjetas de crédito.

Casi doce meses después de la creación del programa de Precios Transparentes, que puso fin a las cuotas sin interés y obligó a los comercios a especificar el costo financiero de una compra a plazo, el único rubro que vió un aumento significativo de las transacciones fue el de la telefonía celular. En enero, saltaron un 53,8% respecto al mismo mes del año anterior.

Según datos recopilados por la Cámara de Tarjetas de Crédito y Compra (ATACYC), en segundo lugar los argentinos prefieren pagar con crédito salidas a restaurantes y fast food, motivadas por el arsenal de promociones que la mayoría de los bancos privados y las gerenciadoras de los plásticos ofrecen para este tipo de actividades. En el primer mes del año estas operaciones crecieron un 15,5% respecto a enero de 2017.

En tercer lugar, los argentinos eligieron financiar sus pasajes áreos con tarjeta de crédito. En términos interanuales, este segmento incrementó las transacciones en un 14,9%, mientras que el volumen que éstas representaron se aumentó un 40% respecto del primer mes del año pasado.

Los rubros más castigados fueron los vinculados al consumo, tanto la adquisición de muebles y colchones, indumentaria, artículos para el hogar como las compras en hiper y supermercados. Si bien el Gobierno decidió prolongar la duración del Programa Ahora 12, una “herencia” del kirchnerismo hasta el 1 de abril, al haber quitado la palabra mágica “cuotas sin interés” y cambiado por hasta 12 o18 “cuotas fijas”, se desalentó el uso de estos instrumentos de financiación. Por ejemplo, las operaciones con plástico para comprar muebles y colchones cayeron un 9,6% en enero respecto al año anterior, mientras que el volumen de las mismas se redujo más del 12% en el mismo período.

Los argentinos también dejaron de elegir estos plásticos para comprar artículos del hogar: estas transacciones perdieron un 8,9% el mes pasado, respecto al mismo mes de 2017. Aquí puede verse el encarecimiento de los precios: el volumen de estas operaciones sí creció en un 5% en ese mismo período.

El reporte de ATACYC evidenció también el cambio de hábitos de los argentinos a la hora de realizar compras sin efectivo. El rubro que más se incrementó en enero fue el de pago de servicios, con una suba de 34,9% en la cantidad de operaciones y 87,9% en volumen en pesos. Desde el segundo mes del año pasado, el BCRA autorizó a las empresas de cobranzas a permitirles a sus clientes pagar en sus terminales con tarjeta de débito, un servicio que comenzó a ponerse operativo hacia fines de 2017.

En términos generales, las transacciones con tarjeta de crédito cayeron el primer mes de año: un 12,7% respecto a diciembre de 2017, pero se incrementaron respecto a los últimos doce meses en un 6,3%. En tanto, el uso del débito se redujo un 18% en enero respecto al último dato de 2017, pero registro un incremento interanual de 10% en la cantidad de operaciones.

Fuente: El Cronista