País

Una empresa argentina es la primera en alcanzar el certificado anticorrupción en Latinoamérica

Edesur recibió una certificación por sus políticas antisoborno. Crédito: Prensa Edesur.

Corrupción, malversación, fraude, estas son características que existen en todas partes. Es lamentablemente la forma en que funciona la naturaleza humana, nos guste o no. Lo que hacen las economías exitosas es mantenerla al mínimo. Nadie ha eliminado alguna de estas cosas”, dijo una vez el estadounidense Alan Greenspan, quien presidiera la Reserva Federal entre 1987 y 2006.

La Argentina ha padecido varios episodios de este estilo en los últimos años. En el ranking mundial de percepción de la corrupción que elabora Transparencia Internacional, el país no ocupa una posición privilegiada: está en el puesto 85 sobre 180 naciones, lugar que comparte con Benin, Kosovo, Kuwait, islas Salomón y Suazilandia.

Un informe oficial del Consejo de la Magistratura detalló que el 92% de las causas de corrupción de los últimos 20 años no llega a juicio. En muchas ocasiones, estos casos tienen en su centro la colusión entre el poder político y grandes empresas (como sucedió años atrás con Siemens, Skanska y ahora con Odebrecht, entre otras).

En el mundo comenzaron a desarrollarse certificaciones que buscan comprobar que las firmas están a la altura de las mejores prácticas internacionales en transparencia.

Esta semana, Edesur se convirtió en la primera de América latina en alzarse con uno de estos sellos de aprobación. La empresa recibió la certificación de la norma ISO 37001:2016, también conocida como “Sistemas de Gestión Anti soborno”, que otorga el proveedor de aseguramiento de calidad Intertek.

Para la empresa, se trata de una iniciativa que podría mejorar su imagen, dado que forma parte de un sector que suele liderar las críticas en algunos momentos del año, en especial en verano, cuando aumentan los cortes de luz.

Para eso pasó por una auditoría de nueve meses que empezó en octubre del año pasado e involucró un examen de las áreas de Compras, Auditoría, Administración, Finanzas y Control, Control Interno de Información Financiera, Relaciones Institucionales, Comunicación, Seguridad, Infraestructura y Telecomunicaciones, Calidad, Recursos Humanos, Market y Legales de la distribuidora eléctrica y entrevistas a más de 45 de sus empleados.

Mónica Diskin, directora de Legales del Grupo Enel en la Argentina, dijo que, si bien la auditoría advirtió algunas “preocupaciones menores” en su operación, superaron la prueba. “No tenemos que hacer ningún seguimiento formal hasta el año que viene, cuando nos harán otra auditoría y revisarán que la certificación siga su curso”, añadió.

La adopción de este tipo de normas ya no se limita al empresariado, dado que 89 organismos judiciales de todo el país ya obtuvieron la certificación de normas ISO 9001/2015 con el objetivo de aumentar la transparencia en sus procesos y optimizar su servicio al público.

 

Fuente: La Nación