Política

Cuenta regresiva para que los partidos vecinales sumen afiliados para no desaparecer

La ley establece que las fuerzas deben reunir un mínimo de unos 4.800 inscriptos para obtener el reconocimiento provincial. El proyecto aprobado el miércoles por la Legislatura prevé que las agrupaciones deben inscribirse hasta 180 días antes de la elección

Los partidos municipales que pretendan reconvertirse y competir en los comicios de agosto del próximo año tendrán que apurarse: los trámites ante la Junta Electoral Provincial deberán ser cumplidos hasta finales de febrero.

El miércoles, en sesión, el oficialismo reconfiguró el mapa electoral de la provincia, al disponer la eliminación de las agrupaciones municipales y comunales. En total, alrededor de 600 fuerzas dejarán de existir, entre las que habían obtenido ya la personería y aquellas que habían iniciado los trámites.

Una vez que el proyecto sea promulgado por el gobernador, Juan Manzur, comenzarán a regir los plazos estipulados. Entre otras modificaciones a la ley Orgánica de Partidos Políticos (5.454), el texto determina que para poder participar en una elección los partidos deben haber obtenido el reconocimiento jurídico 180 días antes. Así, teniendo en cuenta que las elecciones se realizarán en la segunda mitad de agosto, los seis meses antes llevarían el plazo a mediados de o a fines de febrero de 2019.

La nueva norma indica que los ciudadanos sólo pueden asociarse con fines políticos para actuar como partido provincial, y elimina el capítulo referido a los partidos municipales y comunales. En caso de que alguno de estos 444 sellos suprimidos (y otros 140 en vías de formación) pretenda mantener su actividad política, pues deberá prestar atención a lo que dice la Ley 5.454 respecto de los requisitos para la inscripción.

El texto exige a los interesados afiliar al 4 por 1.000 de los votantes del lugar en el que se desempeñen. Si se tiene en cuenta que en los comicios nacionales del año pasado, el padrón electoral alcanzó a 1.217.274 tucumanos, la cifra exigida llegaría a 4.800 fichas, aproximadamente.

La otra dificultad que acarrea el nuevo texto es que fueron prohibidas las dobles afiliaciones: es decir, una misma persona no se puede inscribir en dos partidos provinciales a la vez, aunque esa prohibición no alcanza a las agrupaciones nacionales y de distrito.

Lo que se avecina

Según cifras de la Junta Electoral Provincial, quedaron en pie unas 70 agrupaciones de índole provincial y otras 25 registradas ante la Justicia Federal (entre nacionales y de distrito).

Lo curioso es que, de esas, al menos 36 no llegan siquiera a los 4.000 afiliados pero pueden permanecer en funcionamiento porque la legislación local no les exige que mantengan el piso de afiliados en el tiempo. De entre los partidos provinciales, que suman 70, son 21 los que están por debajo de ese umbral. En tanto, de las 25 agrupaciones registradas ante la Justicia Electoral Nacional de Tucumán, 15 tampoco llegan a las 4.000 afiliaciones que les exige la norma federal para mantener la personería.

Entre las agrupaciones por debajo de ese piso aparecen algunas vinculadas a históricos referentes del peronismo, como el vicepresidente primero de la Legislatura, Juan Antonio Ruiz Olivares. Su acople Acción Regional registra 3.602 afiliados, según la JEP. También aparecen debajo de ese umbral Proyecto Popular (ligado a la legisladora Stella Maris Córdoba), Tucumán en Positivo (de la secretaria de Gobierno, Carolina Vargas Aignasse) y el Partido de los Trabajadores (del secretario de Trabajo, Roberto Palina), entre otros.

 

En el caso del Código Electoral Nacional, en su artículo siete bis “a” determina que en los distritos con más de un millón de electores se requiere un mínimo de 4.000 afiliados, y en la esfera nacional sí es requisito mantener ese número. En esta órbita el piso lo marca el massismo tucumano, que con su Frente Renovador Auténtico apenas llega a 2.044 afiliaciones, según consta en un informe del segundo semestre del año pasado.

Con la eliminación de los partidos municipales y comunales, la cantidad de afiliados por partido adquiere relevancia porque hay sectores del oficialismo que creen que por allí podrían incrementarse los requisitos a las agrupaciones, a fin de filtrar aún más la lista de posibles participantes en 2019 pero mantener vigente el sistema de acoples.

La realidad de la última elección

– 25.428 candidatos hubo en toda la provincia

– 1.397 listas de concejales se habían inscripto.

– 1.015 candidatos en las 93 comunas rurales.

– 154 postulantes de intendente entre los 19 municipios.

– 95 listas de candidatos a legisladores (49 en la capital, 26 por el Oeste y 20 por la sección electoral Este)

– 1.275 combinaciones posibles de acoples hubo en 2015 (1.200 municipales)

– 50 acoples con partidos provinciales llevó la fórmula Manzur-Jaldo

– 25 colectoras apoyaron la lista José Cano-Domingo Amaya.

– 152 boletas hubo en los cuartos oscursos de Tafí Viejo: 141 listas de candidatos a ediles y 11 a intendente. En Yerba Buena hubo 101.

“Contribuímos a dar orden”

El legislador Raúl Albarracín fue uno de los tres radicales que votó en favor de la eliminación de los partidos municipales y comunales. “Estamos dando un paso en esto que debe ser una reforma política integral. Con este proyecto vamos a contribuir a dar un orden y una debida canalización de la participación política en Tucumán a través vez de los partidos políticos como corresponde. Ante la situación planteada de que algunos hablan de inconstitucionalidad debemos acudir a lo que dice la propia Constitución cuando habla de razonabilidad. Ese principio es el que busca que no exista arbitrariedad y que exista cierto imperio del sentido común y de la lógica.

No vamos a estar negando el derecho a la participación política porque no existan los partidos municipales y comunales”, sostuvo.

Fuente: La Gaceta