País

En Salta aseguran que aumentó la llegada de venezolanos

En el 2017 se quintuplicó el ingreso de ciudadanos de ese país a la provincia vecina. La mayoría de los que emigran están en edad económicamente activa.

La llegada de venezolanos a Salta aumenta a paso agigantados. Mientras que a nivel nacional los ingresos de ciudadanos de ese país entre 2016 y 2017 crecieron un 142 por ciento, en Salta prácticamente se quintuplicaron en el mismo período. La mayoría de los que emigran pertenecen a la población económicamente activa: tienen entre 22 y 42 años.

Según los datos de la Dirección Nacional de Migraciones, en 2017 se autorizaron 48 radicaciones entre permanentes y temporales en la provincia. En 2016, en tanto, se habían otorgado 10 permisos. Para lo que va de 2018 son 38; lo que hace prever que este año superaría al anterior.

Oficialmente, 128 venezolanos están registrados en Salta. Pero según estiman desde la organización Colectividad Venezolana, creada recientemente, serían más de 300. “A veces te ponen muchas trabas en migraciones. No es fácil llegar acá y decir “soy venezolana, deme trabajo'”, dijo a El Tribuno Ana Colina, presidenta de la entidad.

El mayor porcentaje de residentes oficiales tiene de 22 a 42 años. Todos los llegados durante el 2012 y 2013, por ejemplo, estaban en esta franja. La mayor parte tramita la residencia temporaria.

El 67% de los inmigrantes son profesionales, según el informe “Caracterización de inmigrantes venezolanos en Argentina”, del investigador de corrientes migratorias Roberto Aruj.

“La mayoría son profesionales, es otro tipo de inmigración. Son ingenieros, abogados o de la rama de la salud. No es el inmigrante que viene a trabajar en oficios sino en sus profesiones, aunque si tienen que trabajar en otra cosa lo van a hacer”, dijo Guadalupe Núñez, directora del Extranjero de la Municipalidad.

Yuri Lindero, de 31 años, estudió Gestión Ambiental y Aleska Bolívar, de 23, se formó en hotelería. Ambas llegaron a Salta en abril y trabajan de mozas pero esperan conseguir trabajos relacionados con sus profesiones.

Margorie Talavera es una ingeniera de 31 años que colabora en el negocio de comida de su cuñada, en Ciudad del Milagro. Mientras espera una oportunidad para desarrollar la profesión para la que se preparó durante seis años.

La ola migratoria se da a nivel nacional. “Hay más de 95.000 venezolanos, 65.000 de los cuales están registrados como residentes temporarios y todavía queda un proceso para regularizar a otros 30.000”, dijo el canciller Jorge Faurie hace semanas.

El diplomático, además de afirmar que son bien recibidos por ser “víctimas de la falta de democracia”, comparó la situación con el exilio de argentinos en Venezuela por la última dictadura.

En los dos primeros meses de 2018 ingresaron al país 21.444 venezolanos, un promedio de 363 por día. Según la Dirección Nacional de Migraciones, entre 2016 y 2017 las radicaciones pasaron de 12.859 a 31.167.

“No llegan en buenas condiciones, a muchos les roban durante el viaje, pasan por muchos riesgos. Consultan cómo pueden hacer el trámite de radicación porque vienen con miedo. Se están acogiendo entre ellos”, afirmó Núñez.

Fuente: El Tribuno