País

Secuestran en Santiago del Estero 30 kilos de cocaína

El cargamento fue hallado en Monte Quemado. Ya había burlado varios controles.

Un ómnibus perteneciente a un tours de compras de Buenos Aires fue detenido en Monte Quemado, Santiago del Estero, para un control de rutina de Gendarmería Nacional, y entre los bultos de indumentaria y calzado hallaron 30 kilos de cocaína de máxima pureza, valuada en esas latitudes en unos 200.000 dólares.

Gendarmería logró dar con los 30 kilos de cocaína merced al trabajo de perros entrenados y semblanteadores (personas que detectan mentiras, nerviosismo o inconsistencias en las entrevistas de rutina).

La droga se encontraba oculta entre mercadería ilegal que era transportada en el colectivo. Por este delito una mujer de nacionalidad boliviana quedó detenida.

El personal de la fuerza federal interceptó al tour de compras en el que transportaban mercadería ilegal y estaban revisando los papeles de la mercancía de importación cuando cayeron en cuenta que ocultos entre mantas había 28 ladrillos de cocaína.

Una mujer asumió la responsabilidad del embarque y quedó a disposición de la Justicia Federal.

Altas fuentes ligadas a la causa confiaron que el procedimiento se concretó el domingo en horas de la mañana en el marco de un operativo de control montado por la Sección Monte Quemado del Escuadrón Santiago del Estero de la fuerza de seguridad.

Según precisaron las fuentes, los efectivos de Gendarmería estaban apostados sobre la ruta nacional 16 a la altura del kilómetro 453, cuando divisaron que se aproximaba un colectivo de larga distancia, por lo que solicitaron al chofer que detuviera la marcha.

El conductor estacionó a un costado y al consultarle sobre su procedencia, explicó que habían partido de la provincia de Salta, concretamente del departamento Orán, y tenían como destino la provincia de Buenos Aires.

Al revisar el interior del transporte detectaron que solo viajaban 22 pasajeros y que lo hacían cargados con numerosos bultos de mercadería del rubro tienda.

Con autorización del juez federal Guillermo Molinari, los gendarmes procedieron a requisar cada uno de los bultos y en tres de ellos descubrieron en el interior, ocultos entre mantas y acolchados, 28 paquetes rojos perfectamente embalados.

Rápidamente se procedió a realizar la prueba de narcotest y se determinó que se trataba de cocaína, cuyo peso total superaba los 29,300 kilogramos.

Como responsable de esos tres bultos donde se halló la droga se identificó a una mujer de origen boliviano, la cual no tenía documentación personal en su poder.

El juez Guillermo Molinari ordenó que la extranjera sea trasladada a las instalaciones de Gendarmería en esta ciudad y que permaneciera detenida hasta su traslado mañana al Juzgado Federal para prestar declaración indagatoria.

Fuente: El Tribuno