Política

Desde la Provincia afirman que no es necesario un ajuste en Tucumán

El gobernador insistió en que no debe realizar el ajuste que propone la Nación porque tiene las cuentas de la provincia en equilibrio Manzur dijo que viene haciendo los deberes fiscales y reiteró que no tocará el plantel estatal. Ampliación presupuestaria.

Mauricio Macri confesó el lunes, en esta ciudad, que la Argentina atraviesa “una tormenta” económica y financiera a causa de diferentes factores, algunos de ellos de su “propia gestión”. Tal vez ese haya sido el disparador para que el presidente de la Nación confirme -a través del decreto 632/2018- que congelará, hasta el 31 de diciembre del año que viene, la contratación de empleados en el sector público nacional. Por las dudas, el gobernador Juan Manzur abre el paraguas.

“Tucumán no tiene déficit fiscal; tiene superávit en la balanza comercial y no tomamos deuda externa. Estamos haciendo todos los deberes”, declaró ayer cuando se le consultó sobre el pedido presidencial de avanzar con medidas que tiendan a reducir, paulatinamente, el gasto público.

El mayor esfuerzo fiscal debe hacerlo la Nación, sostienen en el Poder Ejecutivo local, que insiste en que tiene las cuentas ordenadas y equilibrio en las finanzas públicas. El “lado B” de esta situación es la escasa inversión en materia de obras públicas.

Con la batería de medidas anunciadas ayer, la gestión de Macri se propone ahorrar unos $ 25.000 millones. Las acciones estarían en línea con los compromisos asumidos ante el FMI para el otorgamiento de un crédito stand-by de unos U$S 50.000 millones. “En el actual contexto (económico) resulta necesario adoptar medidas que no sólo tiendan al uso eficiente y racional de los recursos públicos sino que además permitan su progresiva disminución”, se argumenta en el decreto presidencial. Además del congelamiento de cargos, el plan propuesto reduce la utilización de vehículos oficiales y viajes de funcionarios, y prohíbe el otorgamiento de premios y bonificaciones. Sólo podrán incorporar personal la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), el Servicio Penitenciario Federal (SPF), las universidades nacionales, las fuerzas armadas y de seguridad, el Sistema Nacional de Ciencia, el Servicio Exterior, el Cuerpo de Guardaparques y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Según consigna la agencia DPA, el Gobierno nacional puso para este año una meta de 2,7%, pero en 2019 la cifra tendrá que llegar a 1,3%, cuando inicialmente el plan era de 2,2%. En 2020 las cuentas fiscales argentinas deberán estar equilibradas. El ajuste fiscal, así, rondará los U$S 19.300 millones.

Las cuentas públicas tucumanas cerraron el primer semestre con superávit financiero (la diferencia entre los ingresos menos los gastos, incluyendo el pago de la deuda). El excedente formará parte de la ampliación presupuestaria que el Ministerio de Economía elevará a la Legislatura cerca de septiembre y que rondará los $ 5.000 millones. Paralelamente, el Ejecutivo viene realizando un ahorro anual equivalente al 5% del total de erogaciones presupuestadas; la cifra rondaría los $ 3.000 millones. Otro aspecto a tener en cuenta es la mejora en la recaudación de la Dirección General de Rentas que, de piso, garantiza un ingreso extra cercano a los $ 400 millones durante el primer semestre.

La contrapartida será el mayor costo salarial, por las paritarias, y los gastos que surgen por la atención de servicios sociales. La provincia, asimismo, no cuenta con una pesada mochila en materia de pago de intereses anuales por el endeudamiento público, a diferencia de la Nación.

¿Cómo hace la gestión de Manzur para evitar el ajuste?

El área que conduce el ministro Eduardo Garvich señala que hay instrucciones del gobernador de no designar personal, como tampoco achicar el plantel con decisiones extremas. “La política es alta contra baja, sin resentir los servicios de alto impacto social”, indica una fuente. Eso quiere decir que, cada vez que se produce una vacante por retiro o jubilación de algún agente, es compensado con la cobertura de algún puesto en áreas sensibles como salud o seguridad. De hecho, desde mayo pasado se están incorporando los 700 agentes de seguridad que recibieron instrucciones para el ejercicio de esas actividades, a razón de un centenar de puestos por mes.

Según el Presupuesto vigente, son 87.141 los cargos permanentes en la administración pública provincial. A eso hay que sumarle el personal que depende de los municipios y de las comunas rurales que elevarían la población estatal a 110.000, de acuerdo con las estimaciones del Ministerio de Trabajo de la Nación. “El plantel crecerá, de acuerdo con el aumento vegetativo y dentro de las restricciones que ya están contempladas en la Ley de Responsabilidad Fiscal”, aclaran  voceros del Ministerio de Economía local.

Fuente: La Gaceta