País

Escándalo en Córdoba por el faltante de 1.500 armas en la Policía

Tras la denuncia penal por el supuesto faltante  desde la fuerza dijeron que el informe no está listo. El abogado Touriño reclamó que se fijara fiscal, se convocara a peritos de la Corte y se allanara Jefatura.

La crisis en el área de seguridad de la Provincia de Córdoba, que arrancó con una purga en altos mandos de la Policía por la ola delictiva y que siguió con la renuncia de Diego Hak al frente de la Secretaría de Seguridad tras una denuncia por supuestos vínculos con el narcotráfico, tuvo ayer un nuevo capítulo.

El abogado Marcelo Touriño denunció ante la Justicia que la Policía de Córdoba detectó un faltante de 1.500 armas cortas y largas entre 2007 y 2017, y que lo ocultó. La denuncia alcanzó al exsecretario Hak; y al jefe y al subjefe de Policía, Gustavo Vélez y Gustavo Folli, respectivamente. Para sostener su pedido de investigación, Touriño añadió una copia de una extensa auditoría interna con varios sellos y fojas.

Si bien no negó la veracidad del informe, el subjefe Folli salió ayer a decir que ese recuento es “inconsistente”, “parcial” y que “no tiene resultados definitivos”.

Añadió que se trata de un resultado preliminar de un recuento “exhaustivo”, ordenado cuando la actual gestión asumió en diciembre de 2015. Indicó que aún resta relevar las faltantes de armas en el interior provincial, en varias dependencias de Capital y cotejar los libros de armas que están secuestrados por orden del fiscal Hugo Amayusco. Se refería a la causa por el robo de 72 pistolas en la misma Jefatura, allá por 2015, cuando Julio Suárez era jefe de Policía; y José Manuel de la Sota, gobernador.

“Además de la falta de 1.500 armas, ese informe interno agrega también que hay 1.700 y pico de armas entregadas a los nuevos policías. Entonces, ¿qué pasa? ¿Hay más o menos armas? ¿Faltan 1.500 o hay 200 armas de más? Por eso ordenamos un exhaustivo informe que no está listo todavía”, puntualizó Folli.

Fuente: La Voz