Actualidad

Creó una de las golosinas más famosas del país y hoy quiere que vuelva a los quioscos

Tubby 4, la famosa golosina de los años 80 y 90, concebida por Francisco Belloti, un químico industrial de Olivos muy goloso que pensó 50 productos para Bagley y anhela el regreso de su creación

Cuatro capas de oblea y tres de pasta de maní a la crema. Caramelo de leche con maní tostado y repelado en la capa de arriba y el baño de chocolate semiamargo que lo recubría. Así recuerdan los fanáticos al Tubby 4, la famosa golosina de los años 80 y 90, concebida por Francisco Belloti, un químico industrial de Olivos muy goloso que pensó 50 productos para Bagley y anhela el regreso de su creación: “Me encantaría verla en el mercado porque marcó una época”.

Cuatro capas de oblea y tres de pasta de maní a la crema. Caramelo de leche con maní tostado y repelado en la capa de arriba y el baño de chocolate semiamargo que lo recubría. Así recuerdan los fanáticos al Tubby 4, la famosa golosina de los años 80 y 90, concebida por Francisco Belloti, un químico industrial de Olivos muy goloso que pensó 50 productos para Bagley y anhela el regreso de su creación: “Me encantaría verla en el mercado porque marcó una época”.

Belloti empezó su carrera en la industria farmacéutica, donde conoció a su esposa, y luego decidió pasarse a la industria alimenticia.

“Al principio estuve en Fanacoa, trabajé mucho con condimentos”, recuerda.
Años después, encontró el lugar donde se quedó para siempre: el mundo de las golosinas. “Primero estuve en producción en empresas grandes donde aprendí sobre maquinarias, productos y fui a exposiciones internacionales en Alemania”, cuenta.

Luego de un tiempo, se dedicó a desarrollar los productos. “Veía lo que pasaba en Europa, la calidad y la terminación. Y en Argentina no había gran cosa en obleas, así es como nacen los Tubby”, señala.
En Bagley eran cinco mil personas, entre la oficina en el barrio porteño de Barracas y la planta en San Luis. Con las muestras terminadas, gente de marketing y los directores generales hicieron la degustación. Finalmente, se aprobó.

Puesto en marcha el proyecto, se hizo la inversión: 400 mil dólares en publicidad, aparte de las maquinarias y los métodos de conservación.
“Hay que saber un poco de marketing, un poco de sabores y la parte química”, explica.

Belloti rememora aquellos días en el lugar que visitó todas las semanas durante 15 años: “La planta de Villa Mercedes era una de las más grandes del mundo. La línea de producción para hacer el Tubby medía como 300 metros de largo, los empleados se manejaban en patineta”, sorprende. Se llegaron a producir 2.500 kilos de Tubby por hora.

El Tubby 3 fue algo parecido, un poco mas simple: en lugar de ser alto era más ancho y llevaba avellanas. Después llegaron el Tubby 5, hecho con arroz crocante, y el Tubby 6. Además, Francisco hizo Graffiti, una versión local del Kit Kat que hace poco volvió al mercado, y el alfajor Blanco y Negro, también en su versión light, el primero en Argentina.
Cuando Danone compró Bagley, la producción de Tubby se frenó para siempre. Francisco se jubiló y empezó a trabajar en otras empresas. Estuvo en Havanna, donde desarrolló las galletitas de naranja bañadas en chocolate, y también en Bimbo y Bonafide como gerente de producción y creó las galletitas “Tentaciones”.

Hoy se dedica a las compras, hace mermeladas, es chofer de su esposa y también un gran barman.
Cuando supo que Bagley pasó a ser de Arcor y que estaban relanzando sus productos otra vez, vio una mínima esperanza.

“Pensé en mandarle una carta a Luis Pagani -el director y heredero de Fulvio Pagani, rey del imperio de las golosinas, con quien compartió viajes a Alemania-. Pero no me gusta que me digan que no, menos por cosas que sé que son buenas”, se ríe.
Sabe que el público reclama los Tubby, en Facebook existen 19 grupos que piden por su regreso. “Gustoso me prestaría para una publicidad de Tubby sin cargo”, confiesa.

¿Volverán? La maquinaria y herramientas para hacerlo existen, así como las ganas de su creador. Puede que sea cuestión de tiempo hasta que, con el ímpetu de Belloti y el apoyo incondicional de los chicos que crecieron con los Tubby, vuelva a sentirse el sabor de aquella memorable golosina

Fuente: El Tribuno