Policiales

Para los investigadores la tragedia de El Cadillal pasó de accidente a doble homicidio

Martín Jiménez no perdió la gorra pese a haber estado bajo el agua 12 días

Hasta ayer a la mañana, Martín Jiménez, de 47 años, y su hijo Facundo (19), eran los protagonistas de una tragedia que había entristecido a toda la provincia. Ambos, en un principio, habían fallecido ahogados en un accidente de navegación en El Cadillal. Sin embargo, en las últimas horas surgieron indicios que hacen sospechar que ambos podrían haber sido víctimas de un homicidio. El inesperado giro que tuvo esta historia generó conmoción en la pequeña población de la villa turística y sorpresa entre los investigadores. A continuación, algunos puntos sobresalientes de este misterioso caso:

Uno

Cómo desaparecieron

Los Jiménez fueron a buscar leña el martes 3 de julio en la zona conocida como La Barranca Colorada en El Cadillal. Salieron a las 16.30 y, en principio, llegaron a destino a las 17.15. Los pocos habitantes de la zona dijeron que escucharon el sonido de una motosierra a esa hora y hasta las 18 aproximadamente. Media hora después, según el relato de los pesquisas, los mismos testigos comentaron que escucharon gritos, pero por la bruma que había en el lugar en esos momentos, no pudieron ver nada extraño. La Policía, el domigo, después de 12 días de búsqueda, encontró primero el cuerpo del padre y tres días después, el del hijo.

Dos

Un llamativo detalle

Un detalle les llamó la atención a los investigadores cuando encontraron el cuerpo de Martín Giménez: tenía su gorra puesta, a pesar que había estado al menos 12 días bajo el agua. No se le había salido esa prenda (era de polar y no una con visera), pero sí las zapatillas que tenía puestas el día que desapareció. Los familiares les parecía insólito además que el hombre, al igual que su hijo Facundo, que conocían muy bien los secretos y los peligros de El Cadillal, hayan sufrido un accidente de estas características.

Tres

Polémicos resultados

El informe de la autopsia realizada a Martín generó más dudas aún. Los peritos establecieron en el informe que no habría tenido signos de ahogamiento. Tampoco habría fallecido de un ataque al corazón ni por un accidente cardiovascular (ACV). Otro dato llamativo es que sólo los pies habrían permanecido varios días bajo el agua, mientras que el resto del cuerpo no. No se encontraron evidencias de que haya sufrido golpes o un disparo de arma de fuego. En cambio, en el caso de Facundo, sí se comprobó que falleció ahogado. El padre no sabía nadar, pero su hijo sí.

Cuatro

Envío de muestras

El fiscal de feria Washington Navarro Dávila les pidió a los peritos que enviaran a laboratorios de Salta una serie de estudios para que se trate de establecer la muerte del mayor de los Jiménez. A partir del lunes, el caso será investigado por la fiscala Adriana Giannoni, que intervino en un primer momento en la causa. Es probable que en los próximos días sean citados a declarar las personas que participaron en la búsqueda. También se intentará recuperar la embarcacion para analizarla y buscar otros indicios. Se cree que se encuentra a más de 20 metros de profundidad a unos 200 metros al sur del lugar conocido como La Barranca Colorada.

Cinco

Posible vinculación

Aunque aún no está confirmado que los Jiménez hayan sido víctimas de un doble homicidio, los investigadores no dejan de pensar en una tragedia que enlutó a la familia. En febrero de 2012, Aída Correa, ex pareja de Martín y madre de Facundo, apareció sin vida en un canal de Las Mesadas, en El Cadillal. La investigación determinó que la mujer fue abusada sexualmente, que la asfixiaron hasta matarla y que pretendieron prenderle fuego para borrar todas las evidencias. A los pocos días fueron detenidos Horacio Marelli y Aldo Rubén Rodríguez. Luego de tres años, un tribunal los encontró culpables y los condenó a prisión perpetua por abuso sexual y homicidio agravado por alevosía y criminis causa. Martín Jiménez tuvo una activa participación en la etapa de investigación, en las decenas de marchas que se realizaron para que se desarrolle el juicio y durante el debate oral.

Seis

Fueron amenazados

La familia de los Jiménez antes, durante y después del juicio recibió amenazas por parte de allegados a los imputados. Tanto fue así que el tribunal que llevó adelante el debate ordenó una custodia para todos los parientes de la víctima. Mónica López, representante legal de la familia Correa, reconoció que las intimidaciones continuaron varios meses después de que los acusados recibieran la dura condena a nivel personal y a través de las redes sociales. Los parientes de la víctima dijeron que Marelli pasaba por el frente de su casa burlándose.

Siete

Con antecedentes

En el debate oral quedó en evidencia que los acusados tenían antecedentes. La ex mujer de Rodríguez, entre lágrimas frente a los jueces, dijo que él varias veces la había castigado y que la amenazó con prenderle fuego. Diego Cajal, que podría haber tenido intervención en el crimen de la mujer, y hermano de Marelli, fue ultimado a balazos en marzo de 2013 en Las Mesadas, el mismo lugar donde fue encontrada la mujer. Se sospechó que había sido ultimado de un disparo en la cabeza por una persona a la que le habría robado objetos de su casa.

Ocho

La teoría del accidente

La hipótesis de que efectivamente hayan fallecido en un accidente no está descartada del todo. Según los expertos los Jiménez ingresaron al espejo en una embarcación que estaba en mal estado y en un día de pésimas condiciones para navegar. No descartan además que al estar sobrecargado, el bote se terminó hundiendo. Siempre según los especialistas, podrían haber cargado demasiado el bote y, por el oleaje, se terminaron hundiendo. Facundo podría haberse ahogado por intentar salvar a su padre, que no sabía nadar.

Nueve

Otra hipótesis

Los pesquisas no descartan que el homicidio hayan ocurrido por haber descubierto o quedado involucrados en una situación extrema generada por el doble crimen. Pero esta hipótesis tiene un punto débil: cómo les arrebataron la vida, puesto que ninguno de los dos tienen señales de haber sufrido algún tipo de ataque violento, como suele suceder en estos casos y más aún si hay dos víctimas.

Fuente: La Gaceta

Nuestro Face