Policiales

Por una huelga en el Roca, casi se fuga nuevamente “El Gordo” Reyna

Los menores no estuvieron controlados el fin de semana por protesta de los operadores del establecimiento. El defensor del adolescente desmintió la versión y cree que lo quieren perjudicar los uniformados. Anuncian que el reclamo de los operadores llegó a su fin.

Apenas se habían cumplido tres días de su regreso al instituto Roca. Poco le importó que su situación procesal se haya agravado con un anterior intento de fuga. Aprovechó la huelga de los celadores para tratar de salir otra vez. El “Gordo”, acusado de tres homicidios y de ser integrante del Clan Reyna, aprovechando la huelga de celadores, fue detenido cuando intentaba escaparse.

El domingo por la noche, los policías realizaban control en la zona perimetral del establecimiento donde se encuentran alojados los menores en conflicto con la Ley, ya que ellos no pueden ingresar al interior del lugar. Un guardia sintió un ruido y llamó a sus compañeros. Allí descubrieron que unos cinco adolescentes, entre los que se encontraba el “Gordo”, habían roto un candado para huir. El caso ahora quedó en manos de la Justicia.

Daniel Vargas, director del establecimiento, dijo estar enterado del caso, pero a su entender no se trató de un intento de fuga, sino de la rotura de un candado de una puerta. “La huelga de los celadores se levantó ayer al mediodía, luego de una reunión en donde nos comprometimos a solucionar todos los problemas que existen”, aclaró el funcionario.

El personal del Roca había decidido iniciar un plan de lucha luego de que dos celadores fueran aprehendidos por la fuga del viernes de “Tití”, que fue recapturado el sábado. Desde ese día, los menores alojados en el Roca sólo estuvieron controlados por personal policial que estaba en el perímetro.

Durante el fin de semana hubo varios menores detenidos por diferentes delitos, pero la Justicia determinó que sean entregados a sus padres. Los uniformados pensaron que esas decisiones habían nsido tomadas porque no había gente para recibirlos y contenerlos.

“Eso no es exacto, pese a la huelga, el Roca trabajó normalmente. Se recibió chicos. Hasta vinieron adolescentes del sur de la provincia”, señaló Vargas. Por su parte, José María Molina, defensor del “Gordo”, desmintió que haya intentado fugarse. “Van a tratar de hacerle ver al público en general y especialmente a la Justicia que mi cliente intenta preparar intentos de fuga o algún hecho que esté en contra de su lugar de alojamiento, lo cual se debe a que hay personal policial involucrado y detenido en la causa por evasión de la semana pasada”, dijo. Señaló además que recomendó que se encuentre garantizadas sus condiciones de alojamiento en el establecimiento.

Fuente: La Gaceta

Etiquetas