Sociedad

Cómo se medirá la inflación en la provincia

Choquizuela, primo, trasjamón. Bollitos y tortillas. Los términos son bien tucumanos y casi indescifrables en su traducción para habitantes de otras latitudes argentinas. Esos productos serán incorporados a la canasta de alimentos que la Dirección de Estadística de la Provincia tomará en cuenta para medir el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

El gobernador Juan Manzur anunció que a partir de marzo, la provincia elaborará su propio índice de inflación. Así, pondrá fin a una oscura etapa para las estadísticas socioeconómicas de nueve años cuando, en tiempos de la intervención del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), la gestión de la ex presidenta Cristina Fernández ordenó dejar de publicar el IPC Nacional, que incluía la medición tucumana. Aquella vez, en marzo de 2009, el resultado arrojó una variación inflacionaria del 1,98%. El cálculo más cercano del comportamiento de los precios es el IPC Nacional que la actual gestión ha puesto en marcha, en junio pasado. Desde octubre sólo se conoce una medición para el NOA.

La recolección de datos arrancará el mes que viene. “El objetivo es realizar tres muestras experimentales antes de dar a conocer el índice definitivo de la provincia”, señaló ayer el secretario de Gestión Pública y Planeamiento, Julio Saguir. “La información que se acumule en ese período le dará más confiabilidad al indicador”, acotó.

El relevamiento será efectuado por una veintena de encuestadores que recogerán los datos de precios en casi 600 comercios informantes. “Los capítulos de la medición serán los mismos que los del Indec (alimentos, indumentaria, esparcimiento, viviendas o educación, por mencionar algunos)”, señaló Raúl García, director de Estadística. La novedad es que el organismo nacional lo hace en base a 14.000 informantes, mientras que Tucumán ampliará esa cifra a 30.000, señaló el funcionario. En este punto, se tomarán los precios tanto de los canales de supermercados como los negocios tradicionales o de barrio para darle más certeza al nuevo índice de precios al consumidor. Aquí está otra diferencia: mientras el Indec toma como referencia de cabecera los precios de 39 grandes aglomerados del país (San Miguel de Tucumán es uno de ellos), el de Estadística ampliará la cobertura hacia casi todo el distrito.

Según el economista Eduardo Robinson, la medición de la inflación local “se había interrumpido sin ninguna razón científica. “En la Argentina hay diferencias de precios significativas y, cuanto mejor sea la información en este sentido, mejor será para estudiar y tomar medidas que lleven a estabilizar los precios”, puntualizó. A su criterio, Tucumán tiene costos muy altos, ya que es una provincia con elevada presión fiscal. Y ese puede ser otro factor diferencial, con otras provincias, en materia de precios.

Fuente: La Gaceta