Política

Manzur insistirá en la necesidad de fondos para obras

En un contexto nacional de crisis económica, de caída del empleo -público y privado- y de aumento de la pobreza, Tucumán terminó 2017 con indicadores favorables en esos rubros. Ese será uno de los ejes sobre los que girará el discurso de mañana del gobernador, Juan Luis Manzur, en el acto de apertura del 113° período de sesiones ordinarias de la Legislatura.

En poco más de 9.200 palabras, el jefe del Poder Ejecutivo (PE) resumirá sus últimos 12 meses de trabajo. Y destacará como logros de gestión las mejoras en conectividad aérea -con incrementos de hasta el 18% en el traslado de pasajeros-, la apertura de mercados internacionales -como Brasil, México y Chile- y el reposicionamiento de la Provincia en la región y en el extranjero -gracias su rol estratégico en la Zicosur y otros organismos multinacionales-, según consta en el borrador del discurso.

Si bien el balance general que hará Manzur condensará datos positivos de casi todas las áreas de gobierno, como Salud y Educación, habrá un tópico respecto del cual no brindará estadísticas: Seguridad. Al contrario de lo que ocurrió el año pasado, cuando consignó que -según los números de la Justicia- la cantidad de homicidios en ocasión de robo habían decrecido el 30% durante 2016, en esta ocasión el gobernador se limitaría a expresar su preocupación por el impacto del delito en la comunidad; a señalar que en diciembre se creó el Ministerio de Seguridad Ciudadana, a cargo de Claudio Maley; y a describir en algunos párrafos el Plan Estratégico de Acción Inmediata que lleva a cabo esa repartición. Tampoco está previsto que aluda al narcotráfico, tópico que sí había abordado el 1 de marzo de 2017.

En el artículo 101, inciso 8°, la Constitución provincial, reformada en 2006 bajo la presidencia de Manzur, indica que entre los deberes del titular del PE figura “dar cuenta anualmente a la Legislatura, en la apertura de sus sesiones, sobre el estado general de la administración provincial”. En su alocución, agrega la Carta Magna, el mandatario además debe “exponer la situación de la Provincia”, “las necesidades urgentes” que registra” y recomendar atención sobre “los asuntos de interés público que reclamen cuidados preferentes”.

En busca de recursos

Manzur, aunque rechazará la llamada “grieta” en lo político, destacará las estadísticas de la Provincia comparándolas con datos de la Nación o de otros distritos. Mencionará, por ejemplo, la tasa de desempleo y la generación de puestos de trabajo. También cotejará los índices de mortalidad materna e infantil, y marcará como una meta cumplida los 180 días de clases en las escuelas públicas tucumanas.

Además, señalará que el Gobierno provincial mantuvo el equilibrio fiscal en sus cuentas. Por eso, explicará, el Ejecutivo no adquirió deuda extranjera, a pesar de que otras administraciones concurrieron a la banca privada para solventar el pago de gastos corrientes.

De todas formas, Manzur deslizaría que está analizando la alternativa de concurrir al financiamiento internacional para concretar obras públicas de importancia estratégica para Tucumán. No especificaría qué proyectos requerirán de apoyo externo, pero en otros párrafos del discurso pondera los avances en la construcción del Centro Cívico, con el diseño del arquitecto tucumano César Pelli, y un plan para que la provincia cuente con un centro deportivo que permita albergar torneos internacionales.

Si bien no están contempladas definiciones políticas en el discurso, se espera un “guiño” de Manzur al vicegobernador, Osvaldo Jaldo, en uno de los párrafos finales. También habría agradecimientos a los legisladores, que tendrán sobre el pupitre de las bancas, además del informe de gestión de 2017, el Libro del Bicentenario: Juntarnos.

Fuente: La Gaceta