País

El chofer de los cuadernos ya está en un domicilio reservado

Oscar Centeno, el chofer de Roberto Baratta que escribió los cuadernos con los recorridos de la recolección de coimas, fue excarcelado el viernes por la noche. Fue después de que el juez Claudio Bonadio homologó el acuerdo que había firmado el remisero con el ministerio Público Fiscal, representado por el fiscal Carlos Stornelli y que le otorgó la figura de imputado colaborador. Así, Centeno pasó su primera noche como testigo protegido en un domicilio reservado y con custodia policial. El ministerio de Seguridad -de quien depende este programa- ya trabaja en el plan de seguridad que le presentarán.

La causa que se inició con los cuadernos de Centeno, que ya admitió que los originales fueron “quedamos en la parrilla” de su casa por él, y que fueron definidos por el fiscal de la causa como una “bitácora del delito”, detalla un circuito de pago y cobro de coimas que derivó en 16 detenciones y otras 18 indagatorias sin prisión preventiva que incluye a Cristina Kirchner.

Esos cuadernos manuscritos, y que junto a otras medidas de prueba adoptadas por el juzgado, se constituyeron en quince cuerpos de expediente, consignan nombres de empresarios y ex funcionarios kirchneristas que el ministerio de Justicia que conduce Germán Garavano comenzó a analizar, para diseñar el plan de seguridad que le ofrecerán a Centeno. El programa que le propondrán alcanza también a su familia, según explicaron fuentes oficiales.

El ex chofer de Baratta -mano derecha de Julio De Vido-, está incluido provisoriamente en el régimen del imputado colaborador. Si bien se cumplió con las instancias judiciales, con la causa aún bajo secreto de sumario, en el Ministerio esperan que el mismo se levante para conocer en detalle su declaración indagatoria y la ampliación de la misma. 

Una vez que logren dar con sus dichos y lo que consignó en los cuadernos, “se analizarán los posibles riesgos que él puede correr en función de las personas nombradas y a cuántos comprometió”, indicaron fuentes oficiales.

Se realizará una especie de “mapa de riesgo” de “potenciales enemigos” que pueda tener Centeno y así se diseñará el plan de seguridad que podría, incluso, contemplar la posibilidad de otorgarle otra identidad. Todo lo que le ofrezcan incluirá a su familia, constituida por sus trece hijos.

Cuando se confeccione dicha estrategia, Centeno deberá dar su consentimiento y será cuando efectivamente esté de lleno como integrante en el programa.

Mientras, en la Justicia comenzaron a correr los plazos. Toda la información que aportó “deberá referirse únicamente a los hechos ilícitos de los que haya sido partícipe y a sujetos cuya responsabilidad sea igual o mayor a la del imputado arrepentido”, versa la Ley 27.304 que rige el programa.

Ya homologado el acuerdo por Bonadio, hay por delante un año para corroborar los dichos del ex chofer sobre el circuito de coimas, que ascenderían a 160 millones de dólares. De no suceder, incurriría en el falso testimonio, delito que según la ley podría caberle una prisión de 4 a 6 años con la pérdida del beneficio.

Dueño de los ocho cuadernos, Centeno está acusado junto a otros 35 imputados, como partícipe de una asociación ilícita que -según calificó Stornelli en su imputación formal-, fue comandada por Néstor y Cristina Kirchner y que tuvo como organizadores a Julio De Vido y a Roberto Baratta.

En esta investigación se busca reconstruir un circuito de coimas. El primer número que se obtuvo al contabilizar directamente los valores consignados en los cuadernos, asciende a 53 millones de dólares. Sin embargo, la Justicia realizó otro cálculo: tuvieron en cuenta otras operaciones que no se volcaron directamente en los cuadernos y así, se habla de sobornos por más de 160 millones de dólares.

Junto a los 16 detenidos y dos prófugos, hay otras 18 personas citadas a indagatoria sin prisión preventiva que comenzarán el lunes 6 de agosto a declarar. Esta ronda que incluye ex funcionarios K (Juan Manuel Abal Medina, Oscar Parrilli, José María Olazagasti, entre otros), al ex juez Norberto Oyarbide, a Javier Fernández, a Rudy Ulloa, entre otros, concluirá con Cristina Kirchner el 13 de agosto.

Además, después de 35 allanamientos más los que se realizaron el jueves pasado en las propiedades de Centeno, Bonadio pidió autorización al Congreso para poder allanar tres propiedades de la ex Presidenta que figuran en los cuadernos. La presidenta del Congreso, Gabriela Michetti recibió el escrito y convocó a una sesión especial para dar tratamiento al requerimiento.

 

 

Fuente: Clarín