Mundo

La espectacular terminal de ómnibus que hizo el tucumano Pelli en Estados Unidos

La semana pasada, en San Francisco, el tucumano César Pelli inauguró su última creación.

El Salesforce Transit Center es una estación de transporte multimodal que conecta 11 sistemas de tránsito urbanos, regionales y estatales de los Estados Unidos. El edificio es uno de los pocos de Pelli que no se distingue por su altura. Esta vez la dimensión predominante es el largo: casi cinco cuadras.

Pero lo innovador y llamativo de este gigante es que incluye un parque de 2,2 hectáreas en su terraza, un espacio verde que promete en convertirse en un verdadera plaza pública para el barrio a pesar de que está a más de 30 metros de la vereda.

Salesforce Transit Center. El parque de más de dos hectareas está a 30 metros de la calle, pero 10 sistemas de escaleras permiten subir en minutos.

Pelli, que hoy tiene 91 años, es el arquitecto argentino más conocido del mundo. Su fama alcanzó el máximo nivel cuando construyó las Torres Petronas en Kuala Lumpur, capital de Malasia. Estas torres gemelas fueron las más altas del mundo durante 5 años, entre 1998 y 2003.

En ese entonces, Pelli ya llevaba varias décadas en EE.UU y había construido una buena cantidad de edificios memorables, todos torres de cristal de formas atrayentes y notable elegancia.

Salesforce Transit Center. El edificio ofrece negocios y cafés a la calle, los diseñadores esperan que sea un dinamizador del barrio.

En Buenos Aires, el tucumano construyó el edificio de YPF, la torre Bank Boston y está terminando la torre del Banco Macro en Catalinas Norte. Tiene edificios en Mar del Plata y Córdoba.

El gran secreto de Pelli siempre fue el de saber vestir sus edificios con pieles singulares. El edificio que acaba de inaugurar en San Francisco no es una excepción. Pelli revistió los 500 metros del edificio con un muro revestimiento ondulante de aluminio perforado blanco. Los 3.992 paneles cuentan con un patrón geométrico repetitivo basado en variaciones del rombo desarrolladas por el físico inglés Sir Roger Penrose en la década de 1970.

Salesforce Transit Center. Una ondulante piel de aluminio perforado y pintado de blanco reviste los 1.200 metros del perímetro.

Pero el corazón del diseño del Transit Center es el parque que tiene en su azotea. Denso de naturaleza y actividades, el parque busca crear un caleidoscopio de entornos superpuestos: desde las plantas suculentas tolerantes a la sequía en un extremo del parque hasta las acequias que son aptas para el agua y los abedules fluviales en el otro. En el medio hay zonas que incluyen un jardín australiano, un “jardín prehistórico” y un prado de roble, además de la gran plaza central y un anfiteatro de pasto.

Salesforce Transit Center. El edificio recibe a los omnibus en su segundo piso y pasa por encima de cuatro calles del centro.

Los usos activos y pasivos del parque se mezclarán con el paisaje, como un anfiteatro para 1.000 personas, cafés y un parque infantil, así como áreas tranquilas para leer, hacer picnic o descansar.

El parque presenta una gran variedad de ecosistemas del área de la Bahía de San Francisco, desde robles hasta un humedal.

Salesforce Transit Center. En el segundo piso están los omnibus de larga distnacia. En el subsuelo se espera instalar la estación de trenes.

Pero el gran temor de los vecinos es que ese espacio abierto se convierta en un vacío urbano con homeless y adictos, como lo era el viejo centro de tránsito. Para evitar eso, el nuevo edificio y su parque de azotea se administrarán siguiendo los último e criterios de alto perfil comunitario.

Salesforce Transit Center. Rodeado de grandes edificios, el nuevo centro de trasbordo ofrece una impresionante cubierta verde para recreación.

El modelo a seguir es el del Bryant Park, a una cuadra del centro de Manhattan, que funciona en conjunto con la Biblioteca Pública de Nueva York. Durante mucho tiempo, ese espacio público fue un refugio para traficantes y delincuentes, pero en los 90 renació con mejoras de su diseño y con incentivos de uso público, como clases de malabares hasta una “sala de lectura” al aire libre.

La firma responsable de ese cambio fue Biederman Redevelopment Ventures, que desarrolló un equipo y filosofía de gestión que se replicó en otros espacios públicos y nutrirá al parque alto del centro de tránsito.

Salesforce Transit Center. Los interiores de la estación rebosan de luz natural gracias a tres grandes lucernarios escultóricos.

En el Salesforce de Pelli hay puestos de artesanía y se dan clases de gimnasia, juego, música gratis y talleres de redacción a la hora del almuerzo. El parque, además, es un símbolo del compromisode Salesforce Transit Center con la calidad ambiental y la sustentabilidad. Se prevé que el consumo anual de energía del edificio sea hasta un 50 % más bajo que los estándares de eficiencia energética.

César Pelli. Estudió arquitectura en la Universidad Nacional de Tucumán. En 1952 se radicó en los Estados Unidos junto a su esposa Diana Balmori, también arquitecta. Allí nacieron sus dos hijos: Denis (1953) y Rafael (1956).

Limitado por los rascacielos surgidos en los últimos años, el Transit Center de Pelli se encuentra rodeado de algunos de los grandes nombres de la tecnología como Slack e iShares, por ejemplo, que lograron que sus ventanas tengan una vista completa de la azotea recreativa del centro de tránsito.

Sin embargo, fue la firma Salesforce.com la que logró la franquicia para que la estación lleve su nombre por 25 años a cambio de US$ 110 millones. La misma empresa ya contribuyó a resaltar su presencia con la impresionante torre que diseñó el mismo Pelli junto al nuevo complejo.

Salesforce Transit Center. La arquitectura realza las condiciones ambientales del edificio.

Muchos son los detractores del Transit Center, un proyecto que se concreta después de 20 años de planificación, casi una década de construcción y un costo multimillonario en dólares (US$ 2.26 mil millones). Pero también están los que esperan que sea una presencia enriquecedora con sus exuberantes jardines que permitirán pasear un rato a los oficinistas, almorzar y simplemente relajarse.

Las expectativas sobre el edificio son grandes y podría completar los esfuerzos urbanos de otras obras gigantescas, como la misma Salesforce Tower de Pelli y el de la expansión de San Francisco MoMA que diseñó Snohetta.

Salesforce Transit Center. La terraza verde recrea una gran variedad de ecosistemas existentes en el área de la Bahía de San Francisco.

A nivel de la calle, se espera que los negocios y cafés del centro de tránsito atraigan a los visitantes y dinamicen el vecindario circundante. Dentro del edificio, el espacio se muestra abierto y lleno de luz gracias a altos y expresivos tragaluces. La “columna de luz” más grande forma el elemento central del Grand Hall de 36 metros de altura.

El complejo se extiende en seis niveles: cuatro sobre el suelo y dos debajo. A nivel de piso se conecta con varias líneas de colectivos urbanos; en el segundo piso, funciona el servicio regional de autobuses y en los subsuelos está previsto que exista una plataforma para trenes, uno regular y, para 2028, el prometido tren de alta velocidad de California.

Salesforce Transit Center. Se usaron casi 4 mil paneles de aluminio perforado para revestir el edificio.

También falta completar la conexión con un tranvía aéreo patrocinado por Salesforce, que estará en operación este año. El vehículo movilizará 20 pasajeros hasta la azotea parquizada y será espectacular, aunque no tan eficaz como los 10 puntos de acceso ubicados en todo el centro de tránsito. Además, se prevé que varios edificios vecinos tiendan puentes con el parque.

FUENTE: Clarín