Sin categoría

Quiere adoptar a siete hermanitos santiagueños

Diego Bustamante es el fundador y director de la Asociación Civil Franciscana Pata Pila que trabaja con chicos en situación de vulnerabilidad en varias provincias argentinas, y en 2014 conoció a siete hermanitos que vivían en el hogar de Haciendo Camino en Añatuya, con quienes generó un vínculo muy fuerte, que lo llevó a buscar adoptarlos.

Luego de presentarse ante la Justicia con su requerimiento, y tras varias audiencias en las que incluso se escuchó a los chicos, el juez de Añatuya, Álvaro Mansilla, le dio la tutela de los menores.

“Esto sucedió entre finales del año pasado y comienzos de este, y se le dio a Diego Bustamante la tutela de los chicos, y tenía la intención de radicarse en Gualeguay con ellos”, confirmó la doctora María Emilia Ganem, coordinadora de Fiscalías del departamento Taboada.

Los siete hermanitos, que en la actualidad tienen entre seis y 17 años, vivían en la ciudad de Monte Quemado y habían sido separados de sus padres por encontrarse en situación de abandono, y debido al problema de alcoholismo que padecían sus progenitores.

La Justicia de aquella ciudad del departamento Copo decidió que a los chicos se los traslade a la ciudad de Añatuya, donde fueron alojados en el hogar que tiene allí la ONG Haciendo Camino.

Bustamante recordó que al ponerse al tanto de la situación de los chicos y de sus futuros, tomó conocimiento de que había posibilidades de que alguna familia quisiera adoptarlos, pero era bastante difícil que fueran todos juntos. Ese fue el disparador para que decidiera iniciar los trámites para adoptarlos a los siete.

El juez de Añatuya evaluó el pedido de Diego Bustamante y antes de dictar una resolución, entrevistó uno por uno a los chicos, quienes le manifestaron que lo conocían y le tenían bastante afecto, por lo que decidió otorgarle la tutela de los siete hermanitos, aunque el joven oriundo de Buenos Aires dejó en claro su intención de adoptarlos.

Diego Bustamante es dueño de una historia conmovedora, ya que sabiendo de la necesidad de muchas familias especialmente del NOE y el NOA Argentino, decidió darle un vuelco a su vida, dejar la comodidad de su departamento en el coqueto barrio de Recoleta en Buenos Aires, y salir a brindar su ayuda.

Así fue como se mudó al Chaco salteño, para combatir la desnutrición de los niños de las comunidades guaraní, chané y wichi, y fundó la Asociación Civil Franciscana Pata Pila (Pies Descalzos).

“Me cansé de criticar en la sobremesa del domingo y me di cuenta que de esa manera sentado, criticando no solucionaba nada. Empecé a buscar padrinos para armar una fundación y, cuando tuve una base, me mudé a Salta para vivir cerca de los pueblos originarios”, recordó Bustamante en una entrevista concedida a Infobae en julio pasado.

 

 

Fuente: El Liberal


Nuestro Face