País

Hospitales obligados a atender por la doble nacionalidad

Vecinos bolivianos llegan a los hospitales fronterizos con sus documentos argentinos. Es imposible determinar cuántos pacientes no residentes requieren servicios de salud.

Aunque todo dio marcha atrás y ahora existe un compromiso de reciprocidad entre Argentina y Bolivia por los servicios de salud, el debate se desató en todo el país luego de que un grupo de legisladores nacionales de Cambiemos anticipara la presentación de un proyecto de ley para cobrarles a ciudadanos extranjeros los servicios que reciben en los hospitales argentinos.

Si hay quienes conocen la realidad, porque la viven a diario, son los médicos de los hospitales de las localidades más cercanas a la frontera con Bolivia. Si en algo coinciden los gerentes de los hospitales de la localidad fronteriza de Salvador Mazza y de Tartagal es que el debate en el cobro a la atención médica a los extranjeros no residentes en el país, una iniciativa que pretende instrumentar la vecina provincia de Jujuy, a los fines prácticos servirá muy poco en una zona donde la doble nacionalidad de los bolivianos es moneda corriente.

Obtener el documento argentino es algo muy sencillo: no solo por nacer en hospitales públicos de nuestra provincia, sino porque muchos aprovechan todas las campañas de documentación que se realizan en forma periódica para otorgarles documentos a los miembros de comunidades originarias y, siendo extranjeros, se suman a las mismas con la complicidad de los caciques, y los empleados del Registro Civil no pueden negarse a realizar el trámite.

Pero el grueso de la entrega de documentos se hace en tiempos de elecciones cuando muchos necesitan del voto y poco interesa saber si son o no arngentinos de nacimiento.

Las embarazadas

La doctora Soledad Pérez es gerente del hospital de la localidad de Salvador Mazza y ni ella que se enfrenta todos los días a la situación de tener que brindar asistencia médica o derivar a otros centros de mayor complejidad a pacientes bolivianos que residen en Yacuiba, San José de Pocitos o Villamontes, puede determinar cuántos se atiende por día en los diferentes servicios de salud de ese nosocomio de frontera. “Cuando un paciente boliviano llega al servicio nos dice que tiene cédula boliviana y el DNI en trámite en Argentina; sabemos que no es cierto. Pero somos médicos y no podemos estar pidiendo partida de nacimiento, certificado de residencia a todos los que vienen por guardia, el servicio que tiene mayor demanda de ciudadanos extranjeros”, dijo.

Pérez indicó: “Nuestro mayor problema son las embarazadas que cruzan a tener sus hijos en este hospital. Cuando una mujer llega con dolores de parto la asistimos pero no deja de ser un gran compromiso porque muchas tienen al bebé y desaparecen. Por protocolo tenemos la obligación de controlar a ese bebé, vacunarlos, darle la leche y hacer un seguimiento de la mujer que acaba de dar a luz con controles médicos, de enfermería y servicio odontológico”. Otra situación se presenta cuando la mujer permanece en el hospital: “El bebé demanda todos los servicios de salud como son vacunas, seguimiento, controles y todo tiene un costo para el sistema de salud de la Provincia de Salta, como todo el servicio que se le brinda a la madre. A partir de allí, el niño tiene derecho a la asignación universal por hijos y cualquier otro beneficio que brinde nuestro país, porque es un ciudadano argentino”.

Fuente: El Tribuno