Política

Más gobernadores se suman a la mesa de diálogo por los ajustes

Dos encuentros y el mismo fin: saber el impacto que tendrán las medidas anunciadas ayer por el Gobierno nacional en cada una de las provincias. De un lado, los gobernadores tratarán de insistir en un planteo conjunto para evitar que el ajuste golpee de lleno en las jurisdicciones del interior. Del otro, los ministros de Economía provinciales irán al Salón de los Escudos de la Casa Rosada para escuchar las propuestas de los técnicos del Ministerio del Interior respecto del proyecto de Presupuesto 2019.

La tercera cumbre de gobernadores en menos de dos meses será abierta hacia mandatarios de distritos no justicialistas. De hecho, el santiagueño Gerardo Zamora ha participado de la anterior. Y esperan que hoy concurra el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, a las deliberaciones que se concretarán en la sede del Consejo Federal de Inversiones (CFI), en Buenos Aires.

“Siempre estamos para sumar y ayudar. Obviamente desde la visión que tenemos cada uno de los gobernadores. La predisposición para colaborar es de la totalidad de los gobernadores argentinos. El Presidente hizo anuncios y ahora tendremos que evaluar cuál es el impacto que esto genera”, declaró ayer el gobernador, Juan Manzur, cuando fue consultado acerca de la convocatoria que hizo el presidente, Mauricio Macri, de buscar un acuerdo multisectorial para salir de la crisis.

Para hoy se espera una mayor concurrencia de mandatarios, luego de que el Ministerio de Hacienda difundiera el paquete de medidas. Según trascendió, la intención de las provincias es alcanzar un entendimiento en defensa de las economías regionales, golpeadas por las retenciones.

De cara al futuro quedan dos alternativas. Una es seguir insistiendo con plantear unilateralmente nuevas promesas de reducción del déficit fiscal, que seguramente serán bien recibidas por el FMI pero que no van a tranquilizar a los mercados ya que no cuentan con los acuerdos políticos suficientes para instrumentarlas. La otra es concentrar esfuerzos en acordar con la oposición una estrategia de reducción del déficit fiscal que sea creíble, según indica el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa). A criterio de la entidad, construir consensos en torno a una estrategia coherente y consistente es una tarea compleja que requiere mucha flexibilidad e innovación. Pero es la manera de dar señales convincentes de que la Argentina dejará de persistir en déficits fiscales crónicos. Sancionar rápido el Presupuesto 2019 reflejando la tendencia hacia el equilibrio fiscal es un hito fundamental. “Por eso, la prioridad no es dialogar y acordar con el FMI sino con los gobernadores de la oposición”, indica en su reporte.

Fuente La Gaceta