Policiales

Le robaron el local que está en la misma cuadra de la comisaría y no le tomaron la denuncia

Foto de diario La Gaceta

Vidrieras enrejadas, puertas reforzadas con chapones de metal, más de 16 candados y cadenas hasta en los maniquíes donde exhiben la ropa. Todas esas medidas de seguridad tuvieron que implementar los dueños de un local ubicado en avenida Alem, a metros de calle Inca Garcilaso, en el sur de la capital.

Fue después de sufrir tres robos en poco tiempo. La última vez, un grupo de jóvenes rompió los vidrios a pedradas. “Ya cambiamos tres veces la vidriera por los daños que causan. Rompen el vidrio y tratan de llevarse lo que pueden”, explicó Soledad, quien atiende el negocio.

La empleada contó que tuvieron que poner cadenas a los maniquíes después del último robo. “Una chica se los quiso llevar pero un compañero de trabajo se lo impidió. Se fue pero regresó momentos después por varias personas y apedrearon la vidriera para robar”, relató.

La encargada del local contó que no pudo radicar la denuncia en la comisaría 13. “El policía me dijo que estaba solo y que no podía hacer nada. Fue hace una semana. Yo le había pedido ayuda porque estas personas usaban cuchillos”, recordó. “Luego me dijo que ya vendrían, pero nunca llegaron. Es increíble porque la comisaría está a una cuadra del negocio”, se quejó.

Clara, quien atiende una pañalera en la misma cuadra, contó que tuvieron que contratar personal de seguridad privada para evitar ser asaltados. “Uno de los horarios más críticos es la siesta, porque la calle se vuelve muy desolada. Los motochorros andan todo el tiempo”, expresó.

Ana Medina trabaja en un drugstore ubicado a pocos metros. Asegura que la mayoría de los robos se da por la tarde. Según contó, los ladrones escapan rumbo a Villa Vaca, ubicada en la ampliación del barrio Victoria. “Esta es una cuadra con muchos locales. Los motochorros aprovechan eso. Ahora vienen de a muchos, antes no era así”, contó.

Respuesta policial

“Nos hemos focalizado en ese sector en Villa Amalia. También cerca del canal Sur, sobre la avenida Alem, en parte de los barrios Terán y 11 de Marzo”, señaló el secretario de Seguridad Ciudadana,  Luis Roberto Ibáñez.

El funcionario señaló que se trata de un sector “muy amplio y complicado de transitar. Son barrios que están poco urbanizados en algunos sectores. Por eso son propensos a ese tipo de delitos. Los delincuentes se aprovechan de esa situación y de las facilidades para escapar”.

Ibáñez comentó que está recorriendo diferentes barrios para ampliar el alcance del programa de Integración Vecinal. Según explicó, el objetivo de ese trabajo es acercar a la Policía con la comunidad. “Nos ponemos al servicio de lo que ellos necesitan. La idea es que los vecinos adquieran confianza con el policía. Charlamos con docentes y padres”, explicó.

“De ese modo el policía camina el barrio, recibe las inquietudes de los vecinos y las transmite a su superior”, señaló Ibáñez. Esas actividades también llegan a las escuelas. “El trabajo en los barrios es con los chicos de las escuelas primarias. Para ayudarle a la maestra a que localice a los chicos que no están yendo a clase. El programa es de acercamiento”, agregó.

Ibáñez señaló que con ese trabajo han detectado puntos de drogas en algunos barrios y colaborado con la recolección de residuos. “Tenemos un trabajo sostenido en La Costanera y en el Alejandro Heredia. Queremos instalarnos también en Los Vázquez”, explicó.

Fuente La Gaceta