Sociedad

Se demoran las refacciones de la iglesia San Francisco

Fray Lapierre dijo que el trámite está detenido. Se da misa en una capilla que resulta muy pequeña.

La resignación parece envolver el ánimo de los feligreses de la iglesia de San Francisco. La clausura que dejó la Municipalidad fue como un mazazo para la comunidad franciscana.

El acceso central, rodeado por vallas metálica, le da un aspecto de abandono al coqueto y añejo edificio, ubicado en San Martín y 25 de Mayo, frente a la plaza Independencia. “La situación está como detenida; por un lado hay reuniones con gente de la Nación y de la Provincia para ver por dónde se pueden adelantar las obras, pero la idea es también habilitar parte del templo para poder hacer el culto, pero por ahora todo está detenido”, explicó el fray Fernando Lapierre.

Las misas se realizan en la capilla del Santísimo, ubicada al fondo del museo. Sin embargo, ese espacio resulta mínimo para la cantidad de feligreses que suelen asistir. “Queda chico y la gente se asustó, pero creo que le informaron mal al intendente, como que queremos habilitar el templo y no es así -dijo Lapierre-; lo que queremos es que se habilite una parte del templo e investigar qué pasó”.

Las fajas de clausura pegadas en la pared contribuyen a una imagen de desolación desde afuera del edificio. “Nosotros vivimos del culto, de lo que da la gente como limosna y para mantener todo esto, que es un museo grande, para mantener este patrimonio de Tucumán hace falta… (dinero), hay cinco familias que viven ahí además de los frailes”, remarcó.

Los feligreses que llegan a la iglesia de San Francisco se topan con un cartel de papel, pegado en la pared, en el que puede leerse: “Ingresar por secretaría a la capilla. Horario de misas: lunes, martes, sábados y domingos”. Además en ese rincón se construyó un techo de chapas de zinc para resguardar ante posibles desprendimientos de revoque en la fachada del templo.

“Va a ser algo prolongado el trabajo en la parte de arriba que da a la intemperie y se calculan dos meses de obras; otra cosa es la tercera etapa que quedó paralizada, para mí es lo más importante, que es todo el arte y si se pierde eso no se recupera, me refiero a la pintura, los frescos, las imágenes, y eso hace dos años que no se hace nada”, insistió.

El monitoreo

Lapierre resaltó que el tema está siendo monitoreado por la directora de Patrimonio de la Provincia, la arquitecta Mercedes Aguirre, y por el arquitecto Andrés Nicolini, de Obras Públicas de la Nación. También está interesada la senadora Silvia Elías de Pérez, entre otros.

Hace 15 días, a través de la Dirección de Catastro, a cargo de Juan Ledesma, y de Defensa Civil, que conduce Jorge Sepúlveda, se decretó la clausura del templo franciscano. “Desde que lo clausuró la Municipalidad, todos tienen cierto resguardo para rehabilitar; lo cual no me parece mal, pero creo que se podría ir viendo, en forma paralela, determinados sectores para habilitar”, resaltó.

Fuente La Gaceta