Política

Con 12% menos de ventas y más presión impositiva negocios cierran sus puertas

El ajuste se siente y mucho más, dijo el presidente de la Federación Económica de Tucumán, Héctor Viñuales, en el sector privado. En lo que va del año en la provincia ya se perdieron 10 mil puestos de trabajo.

Hay muchas expectativas en la reunión que el presidente Mauricio Macri tendrá el martes con gobernadores. Los mandararios pedirán algún tipo de alivio en medio de tanto achique, y eso incluiría la carga impositiva a las provincias.

Mientras tanto la incertidumbre de la gente se refleja en el consumo. Desde la FET advertían ya sobre el cierre de negocios, hoy es una realidad. Sin el dinero en mano el hábito de compras cambia y muchos eligen financiar los gastos, el problema es que para muchos de los comercios no es conveniente el cobro con tarjetas de créditos.

“El gran ganador de esta gestión en estos tres años es el sistema financiero” criticó Viñuales recordando que desde la FET se opusieron al uso obligatorio de postnet. “Cuando se recibe un pago electrónico los comerciantes se encuentran con alícuotas tres veces más caras que en países como Chile, Perú, Uruguay, más las retenciones por IVA y Ganancias y los impuestos municipales y provinciales” detalló.

No soportan más presión tributaria agrega Viñuales. La situación se torna aún más compleja con el aumento constante de precios al no haber un dólar de referencia y más o menos estable. Todo esto se traslada a una caída preocupante de las ventas y al cierre de locales.

En la industria también

La recesión no sólo impacta en comercios y servicios, desde la rama Industria de la FET informaron que ya se van perdiendo 10 mil puestos de trabajo en Tucumán, hasta el momento y vaticinan más.

El secretario del área, Miguel Reginato, dijo que el “momento complicado” que está pasando la industria local tiene como consecuencias inmediatas el aumento la desocupación y de la pobreza.

“En Tucumán son alrededor de 10.000 puestos de trabajo los que ya se han perdido. Es muchísimo. Si tenemos una desocupación importante en la provincia, esto lo agrava aún más”, lamentó. Y estimó que habrá más despidos: “cuando terminen la zafra azucarera y las citrícolas, se van a generar números que nos pueden llegar a asustar”.