Tecnología

Si tenés problemas con la señal de Wi-Fi en tu casa, esta nota es para vos

Pese a la aparición en el mercado de routers más potentes, y de smartphones y notebooks con antenas más precisas, muchas personas aún padecen problemas de inestabilidad en la red Wi-Fi de su casa.

Los inconvenientes pueden dividirse en dos grandes grupos que están relacionados entre sí. Por un lado, la señal no llega a algunas habitaciones o el ancho de la banda suele caer (y no se relaciona con el plan contratado).

Se debe tener en cuenta también que no se puede luchar contra lo imposible. Si uno vive en una casa de dos pisos, difícilmente uno posea una buena señal en todos los ambientes únicamente con el router que brinda en forma de comodato tu proveedor de internet.

Una de las causas más comunes de la inestabilidad de la red puede que ocurra por la saturación de la señal a raíz de tener muchos aparatos conectados a la vez, sobretodo, si se posee un modelo antiguo de router (procesan los datos enviados y recibidos de cada aparato uno por uno en lugar de todos a la vez).

Si el problema es este, es decir, muchos dispositivos conectados al mismo tiempo se puede chequear de esta forma: Desconectá varios de tus equipos conectados y si la conexión mejora en el resto, tendrás la causa de tu mala señal.

Otros remedios

Pequeños movimientos o cambios ligeros en la posición del router pueden traducirse en una ganancia de señal extraordinaria. En muchos caso, las redes electromagnéticas funcionan mejor cuántos menos obstáculos físicos haya entre emisor y receptor.

Además, para probar la eficiencia, existen apps que miden la intensidad de tu red Wi-Fi en tu smartphone. Por ejemplo, para dispositivos Android existe Android Analyzer, mientras que para iOS hay una app llamada Wi-Fi SweetSpots.

Entonces, abrí la aplicación, chequea la fuerza de la señal, mueve el router, chequea la señal. Así, hasta conseguir estabilizar la señal.

Cambiar los protocolos y canales es otra de las opciones a tener en cuenta a la hora de mejorar la estabilidad de la red Wi-Fi de tu casa.

Las redes de Wi-Fi emiten en diferentes protocolos de ancho de banda, de preferencia de datos, y varias frecuencias. Si vivís en un bloque de viviendas (edificio, condominio o, incluso, PH), es común que haya varias redes simultáneas. Y para marcar la diferencia, los routers y ordenadores más modernos están equipados con componentes que permiten discriminar unos mejor que otros.

De este modo, modificar el canal de tu router en realidad no genera un gran cambio, apenas un cambio mínimo en la frecuencia de la señal.

No obstante, si tu router soporta conexiones a 5 Ghz, prueba a activar esta señal. Es posible que mejore la recepción en una casa pequeña. Pero aquellas señales que tengan una frecuencia más corta que 2.4 Ghz, tendrán más problemas para atravesar de mejor forma las paredes. Como varios router soportan emitir ambas señales a la vez, chequea cuál se adapta mejor a tu casa.

También existen repetidores de señal. Esta solución es ideal si tu casa posee una arquitectura complicada llena de armarios empotrados, esquinas pronunciadas, paredes gruesas, y te resulta imposible cambiar la posición de tu router.

Estos dispositivos, baratos y de pequeño tamaño, están construidos con una pequeña antena que captura la emisión de tu router, le agrega potencia y la replica con otra antena desde donde lo enchufes. Otro punto a favor es que no son difíciles de instalar.

Unos dispositivos similares son los denominados repetidores PLC. En este caso, la única diferencia es que repite la señal entre dos aparatos independientes que se comunican a través de la instalación eléctrica de la casa en lugar de repetir la señal desde el router. De este modo, uno puede poner un repetidor “base” PLC enchufado a la pared donde se encuentra el router, y el resto enchufados en otras habitaciones.

Una de las más caras opciones para mejorar la señal de Wi-Fi en tu casa es comprar un router intermedio más moderno y potente que otorgue conexión a varios dispositivos a la vez, solucionando la saturación.

Los routers más modernos cuentan con más ancho de banda, se conectan más rápido, saben discernir cuáles son tus aparatos y cuáles los de tu vecino, e incorporan mejoras de seguridad.

Los dispositivos que entregan las operadoras de Internet son, en promedio, regulares a nivel técnico. A partir de los 900 pesos, aproximadamente, existen router con varias antenas y mejoras tecnológicas que permitirán mejorar y potenciar la calidad de la señal de Wi-Fi en tu casa.

Su funcionamiento es sencillo, simplemente debés apagar la señal Wi-Fi del router de tu proveedor y conectarla al nuevo y potente router por cable Ethernet (similar a un cable de teléfono pero la clavija algo más grande). De esta forma, el nuevo router recibirá la señal directamente por el cable sin pérdidas y creará una red Wi-Fi mucho más estable.

Otra solución a esta problemática es la tecnología Mesh, dado que permite la misma velocidad, e intensidad, de conexión en toda la casa. Este sistema permite un nuevo modelo de conectividad que genera mejoras, considerables, para una casa inteligente.

Se ubican nodos en diferentes puntos de la casa que detectan y corrigen automáticamente problemas de conexión.

Al ser el Wi-Fi el que define la banda de ancha, Mesh evita el uso excesivo de routers, o repetidores, que sirven de repetidores de señal del módem, pero que no suelen reproducir la misma velocidad de red que el original.

Además, al tener la Capacidad de Voz Inteligente e integrada, maximiza la conectividad en el hogar. Permite centralizar el control de datos, medios y dispositivos de IoT.

Mediante simples ordenes de voz, soporta varios micrófonos conectados a la vez, uno puede ir programando de forma remota la conexión de diversos equipos y electrodomésticos como luces, aires acondicionados, alarmas.

FUENTE: Cronista

Etiquetas